Publicada en

La represión del deseo materno y la génesis del estado de sumisión inconsciente – Nueva edición por el 25 aniversario de la obra

Portada de la última edición del libro publicada hasta la fecha (Crimentales, 2008)

Allá por el invierno de 1994 Casilda Rodrigáñez y Ana Cachafeiro terminaban en Madrid la última revisión del manuscrito de un libro destinado a remover las consciencias de muchas personas y que llegaría a convertirse en un “pequeño gran clásico” de la sociología y la psicología, especialmente de las relaciones que tienen un mayor impacto en nuestra vida: las de la familia. Hablamos de La represión del deseo materno y la génesis del estado de sumisión inconsciente.

La última edición de este libro se imprimió hace más de una década, en 2008 por Ediciones Crimentales, y hace ya varios años que se encuentra completamente agotado. No así su demanda, ya que a pesar de encontrarse su contenido en pdf disponible y gratuito en la web de Casilda, muchas personas continúan pidiendo la versión en papel, así como transmitiéndonos de diversas maneras su vínculo afectivo con este libro y la importancia que tuvo en sus vidas.

Y así sentimos que ha llegado el momento de anunciar públicamente que en los hornos de la plataforma Ahó Ediciones Colaborativas se está cocinando una nueva edición del libro, en conmemoración de sus 25 años de recorrido. La iniciativa se está llevando a cabo por equipo mixto formado por personas de los emprendimientos cooperativos y autogestionados Aguas de Luna y Cauac Editorial, con la colaboración de las mismas autoras Casilda Rodrigáñez y Ana Cachafeiro y el apoyo de otros colectivos como Ginevitex y la Asociación Casa Madre. Bien felices e ilusionad@s con el proyecto, estamos disfrutándolo y cuidándolo todo con mucho mimo, respetando su ritmo como en todo buen parto, de modo que no vamos a anunciar fecha concreta de lanzamiento, más allá de que viene para comienzos del verano.

Mandamos un cariñoso saludo a todas y todos los que de alguna manera vuestra vida ha sido “tocada”, al igual que la nuestra, por este “pequeño gran clásico”, y por supuesto volveremos a comunicar en cuanto el parto llegue a término, salud y un gran abrazo, ¡hasta muy pronto!

Se agradecen los comentarios