Emprendimiento consciente

Dos palabras mágicas para cambiar el mundo. Adela Llerena Santos lleva años acompañando emprendimientos conectados con la auténtica esencia de quien los crea. La premisa es sencilla y a la vez poderosa: si un proyecto es autoconsciente, ayudará a hacer de este un mundo mejor. Tuvimos la gran suerte de conocerla en persona hace algo más de un año, cuando nos ayudó en el proceso de profesionalizar nuestra editorial, y su paso por aquí nos cambió la vida. Hoy tenemos el gusto de presentar su libro Tú o nadie, la guía completa para su método de emprendimiento consciente. Os dejamos con sus hermosas vibraciones en esta entrevista que hemos realizado para la ocasión.

– El tándem emprendimiento-consciencia que planteas en el libro es sin duda una noción con un potencial increíble… ¿dirías que es la clave para cambiar el mundo?

Obviamente la consciencia es LA CLAVE por excelencia y de ella parten todos los aspectos que comprenden un sistema evolutivo tan complejo como es “el mundo”, tanto su vertiente alimentaria, social, de salud, de infraestructuras, constructivas, organizaciones, etc…pero todo ello, tal y como lo conocemos, sabemos que no funciona, o que está abocado a un futuro con el que no nos identificamos la mayoría de nosotros.
Por tanto, se hace necesario comenzar a crear nuevos proyectos conscientes, que se desarrollen y den lugar a organizaciones fuertes y equilibradas. Cualquier proyecto es ya un emprendimiento, por lo que sí, puedo a afirmar que el emprendimiento con consciencia es la clave para empezar a cambiar el mundo.

– Relacionar el cuerpo energético con la empresa si que es realmente un enfoque novedoso y muy inspirador… ¿Recuerdas en qué momento se te ocurrió relacionar tu método y sus fases con los siete chakras o centros de poder ubicados en nuestro cuerpo?

Comencé a practicar yoga y meditación por el año 2000, ahí tuve conocimiento de que todo lo que nos rodea es energía, de los chakras y de los centros de poder. Fue a raíz de un premio que me otorgó la Cámara de Comercio de Sevilla en 2010 como mujer emprendedora, cuando me di cuenta que mi empresa no era más que un reflejo de dónde había puesto el “foco”, la manifestación de uno de los principios del Kybalión, “Como es adentro es afuera”.

Mi empresa era mi creación, aunque ya comenzara a tener vida propia. Y aquellos aspectos que mejor iban a nivel empresarial eran correlativos a los personales y, al contrario. Fue instintivo. Observé qué áreas de la empresa necesitaba mejorar y me pregunté qué necesitaba mejorar a nivel personal.

Mi transformación interna fue creando la externa. Por ejemplo, si mi comunicación personal era buena, lo sería la de mi empresa, si yo me gestionaba bien, también lo hacía a nivel profesional; en mi tiempo, finanzas, relaciones, etc. De esta forma fui creando los protocolos y prácticas que hoy forman mi método de emprendimiento; transformar dentro para que se manifieste fuera.

– En esta obra te diriges a tres tipos de personas diferentes. Las que quieren emprender pero no tienen claro el qué, los que ya tienen una idea de emprendimiento pero no saben el cómo y aquellos que ya tienen una empresa pero no son felices, tienen dificultades o no se sienten plenamente realizados. ¿Con cuál de estos tres perfiles te encuentras más en tus consultas? ¿Que sería lo que más te gusta y lo que te supone un mayor reto en cada caso?

Cuando el cliente no sabe a qué dedicarse suele ser porque tiene una enorme programación mental de lo que “debe” hacer y no se permite “ser” lo que ha venido a expresar a este mundo. Estamos adiestrados por el sistema para ser productivos, generar riqueza, tener éxito y otras cosas que nos mantienen en la rueda de hámster, sobre esforzándonos y sin disfrutar realmente de lo que hacemos. Dedicarte a lo que te gusta está relacionado con el tiempo libre, o los hobbies, pero no con tu trabajo de cada día. Sin una desprogramación voluntaria es muy difícil salir de ahí.

El cliente más fácil es el que sabe qué, pero no sabe cómo. A veces suelen ir a lugares públicos que impulsan el emprendimiento, y entonces les separan de su verdadera esencia, les llena la cabeza de índices, planes, redes sociales, marketing, números o cifras, y terminan abrumados perdiendo la ilusión por su proyecto. Entonces conectar de nuevo con ellos es llevarlos a la ilusión, a la creatividad, a la manifestación de los sueños…Cuando ya lo han rescatado, encontrar el “cómo” resulta sencillo. Entonces es cuando hay que pisar tierra, y hacer planes estratégicos.

En el último caso el empresario lucha contra sí mismo, contra sus creencias o contra todo lo que ya ha construido. El miedo a hacer cambios, (“más vale malso conocido que bueno por conocer”, “y si no resulta y estoy arriesgando” …) o programaciones empresariales que tenemos desde hace décadas, (“sin esfuerzo no hay recompensa”, “todo cuesta mucho”, “nadie te regala nada”, “el éxito se consigue con sufrimiento y mucha lucha”, “la competencia es feroz”, etc.) paralizan los procesos de transformación aunque internamente sepa qué es lo que necesita.

Me encantan los retos cuando la persona viene con ganas de seguir hasta el final. Entonces surge la magia, la manifestación de la realidad que quieren crear. Otras debo aceptar que cada cuál tiene su propio ritmo y que les cuesta creer y ver en sí mismos el enorme potencial de cada ser humano. Pero normalmente es un paréntesis porque todo aquel que invierte en desprogramarse de los patrones impuestos y desarrollar todo su potencial, llegue al nivel que llegue, obtiene grandes resultados.

– En el libro cuentas tu experiencia personal y cómo el éxito profesional te hizo desatender otras áreas de tu vida lo que te llevó a sentirte insatisfecha. ¿Porqué las experiencias dolorosas parece que son siempre las que nos hacen buscar un camino de mayor consciencia en cualquier aspecto de nuestra vida? ¿Crees que podríamos evolucionar de otra manera?

Desde que nacemos nos encontramos dentro de un sistema de creencias basado en el sufrimiento, el esfuerzo, la renuncia a nosotros mismos, y otras muchas disociaciones de nuestro propio ser que son tomadas como “lo que es”, sin cuestionamientos. Pero internamente sabemos que esto no es lo natural y, llega un momento de saturación, de hartazgo. Esto no tiene que ver con el nivel de tolerancia al sufrimiento, ni siquiera con las circunstancias vividas, quizás con el nivel de sensibilidad, pero es algo muy subjetivo. Cada uno sabe dónde está el botón de “SE ACABÓ” y, es a partir de ahí cuando ya no existe vuelta a atrás y, el sufrimiento se convierte en algo opcional.

Evolucionar en conciencia implica la aceptación de lo que es y nuestra aportación para transformar lo que podamos, desde nuestras capacidades, comprendiendo que todo es una experiencia que estamos eligiendo momento a momento. Esto es un camino que se aprende a cada paso, pero como en el experimento de “El centésimo mono” la consciencia es algo que también se trasmite y cada vez vemos más seres despiertos… la evolución consciencial es imparable.

– Una noción central del libro es que el mundo que nos rodea es una imagen de cómo nos sentimos y de nuestras creencias más profundas. ¿Debemos aplicar esta “ley del espejo” siempre hasta sus últimas consecuencias, o puede haber excepciones en las que enfocar las cosas de otro modo?

Mas que ley del espejo lo llamaría “Ley del filtro”. Imagina que tienes unas gafas de color violeta, inevitablemente donde mires lo verás de ese color. Si creo que el mundo es hostil, todo me dará la respuesta de que lo es porque seré incapaz de ver todo lo que no corresponda a esa etiqueta. La mente funciona así. Atraigo o pongo el foco en aquello que se corresponde a mis patrones internos.

Quizás esa creencia me la enseñaron de pequeño por la experiencia que tuvieron mis padres, pero ahora soy yo quien decide qué quiero creer o cómo quiero ver lo que me rodea. Si puedes detectar “el filtro” ya estás a mitad de camino para transformarlo y, una vez que lo hagas, todo cambiará a tu alrededor. De lo contrario puedes hacer esfuerzos por ver las cosas desde otras perspectivas pero terminarás volviendo a tu patrón y diciendo “lo sabía, por mucho que quieran verlo rosa, el mundo es violeta”.

– Nos han gustado mucho las citas que has elegido en las diferentes partes del libro. ¿Hay alguna cita o máxima que no esté en el libro y que tengas muy presente en tu día a día, o en este momento de tu vida?

Cada día voy descubriendo nuevas citas inspiradoras, pero desde hace mucho tiempo creo mis propias frases motivadoras que me repito cada día, según necesite potenciar. Pero hay una constante que me digo a diario para recordarle a mi personaje Adela Llerena su esencia humana y que no se despiste en el caos cotidiano de la Matrix. Esta frase es: “Soy libre, soberana e independiente”.

– Si como mantienes en el libro la economía global es cortoplacista, especuladora y basada en una ficción sobre la riqueza, ¿cuáles serían los mayores desafíos que supone el intentar movernos con consciencia y libertad dentro de ese escenario?

En estos momentos estamos creando una transición entre el escenario actual y el que se dará por naturaleza acorde a nuestra evolución consciencial. Cada vez tengo más claro que la Humanidad se está dividiendo, entre los que quedarán aferrados a lo conocido y, los que estamos evolucionando. Como toda transición, hay que hacerla poco a poco. Ir en contra del sistema completamente, en estos momentos actuales, es tirarte piedras contra tu propio tejado, de modo que el gran desafío consiste en “estar en el sistema sin ser parte de él”.

A cada uno se le plantearán sus propios retos en función de lo que haya venido a experimentar, pero siempre teniendo presente qué haríamos sino tuviéramos miedo a perder…lo que sea. Y hasta donde queremos arriesgar, con cabeza, para salvaguardar nuestra libertad. Para poder hacer esto es imprescindible estar cuanto más informados, mejor.

– Mencionas en el libro que consideras que la mujer tiene un papel destacado en esta era naciente de emprendedores y empresarios conscientes, ¿podrías hablarnos de esto un poco más?

Todo el sistema actual está masculinizado, entendiendo como tal la búsqueda de oportunidades, de éxito o de riqueza en base a la competencia, la pelea por el trozo del pastel o desplegando los atributos del más fuerte. Y esto no es que esté mal, es que no es equilibrado. Y la mujer de las últimas décadas ha entrado en el mercado empresarial jugando este juego, comportándose en las empresas como imitadoras de los roles masculinos.

Pero la mujer consciente es conocedora de su poder preservador, creador y conciliador, por pura naturaleza. Somos creadoras y sostenedoras de vida, por lo que está en nuestra naturaleza la preservación, no la destrucción, la cooperación para llegar juntos más lejos, la capacidad para administrar y distribuir de una manera más equitativa y, tener la visión de protección a las generaciones futuras. Por supuesto que estos atributos también están en el hombre, pero se trata de incorporar en las empresas los potenciales que aún no estamos reconociendo en nuestra feminidad.

En cuanto a economía circular o bioeconomía, ¿conoces algún caso que sea un buen ejemplo práctico de cómo puede llevarse a cabo por parte de emprendedores o pequeñas empresas?

Todo el que haya tenido abuelos de pueblos o medios rurales ha sido testigo alguna vez de la economía circular o de la bioeconomía. Se trata de aprovechar todos los recursos desde que se extraen hasta después de su elaboración, bien creando nuevos productos o transformándolos mediante algún otro proceso. Por ejemplo, en una pequeña empresa agrícola, tradicionalmente todos los restos de poda son aprovechados para hacer compost y volver a fertilizar el suelo, o para hacer combustible.

Un ejemplo de bioeconomía circular moderna sería utilizar las larvas de las moscas soldado para reciclar esos desechos de cultivos y transformarlos en alimento para animales. Esto comienza a ser frecuente en los cultivos ecológicos olivareros de Andalucía.

De las múltiples herramientas prácticas que se tratan en el libro para cambiar nuestras creencias inconscientes ¿cuál dirías que ha sido la que personalmente te ha ayudado más o ha tenido unos resultados más sorprendentes, en tu caso?

Es difícil elegir porque cada herramienta corresponde a un nivel del proceso; las que te permiten darte cuenta o tomar consciencia son la meditación, el Coaching o las constelaciones. Si no sabes qué creencia está distorsionando tu vida, ¿qué vas a transformar? Observas, te cuestionas y buscas patrones en tu entorno.

Cuando ya lo sabes, tienes la mitad del camino recorrido y para transformar tienes la PNL, las regresiones, el focusing, el taping… Mis favoritas actualmente son la PNL de manera habitual y personal y, las Constelaciones cuando necesito poner perspectiva a mi forma de ver el problema. Pero practico meditación diaria y soy coach desde 2002 por lo que mi mente continuamente ME hace “las preguntas estratégicas”.

Trabajo de grupo para el proyecto Cauac con Adela Llerena, en octubre de 2022

Guardamos muy buen recuerdo del acompañamiento que realizaste a nuestro propio emprendimiento, la editorial Cauac. Fue muy revelador y nos dio impulso y frescura para una nueva etapa… Ya que nos has conocido de cerca, ¿qué impresiones tienes de nuestro proyecto?

CAUAC es un proyecto con una gran consciencia y con un enorme deseo de dar al mundo conocimientos ancestrales y profundos que son necesarios para no perder la esencia del ser humano.

Lo más relevante sois las personas que lo conformais y lo que más me impactó y agradecí de mi experiencia con vosotros fue la sensación de tribu que no he visto en otras empresas. También la capacidad de gestionar paralelamente otros proyectos de conciencia.

Como todos los emprendimientos de corazón, necesita hacer más hincapié en las estructuras organizativas y de gestión, sin tenerle miedo a lo racional o al desarrollo económico.

Raíces fuertes hacen proyectos robustos. “Como es adentro, es afuera”.

¿Te ha gustado? Compártelo en tus redes...

Telegram
Email
Facebook
WhatsApp

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

info@cauac.org

Recibe todas las novedades editoriales y noticias en tu bandeja de correo electrónico

© 2022 Cauac Editorial Todos los derechos reservados