Publicado el Deja un comentario

Ondas y Salud

Desde otoño de 2020, gracias al proyecto Covid-20 hemos tenido la oportunidad de trabajar, conectar, conocer y acercarnos a un maravilloso grupo de personas que nos ha aportado investigaciones desde diversas disciplinas, enfoques y sentires, con el propósito común de contribuir a discernir la verdad tras todo el fenómeno global que estamos viviendo.

Al igual que una gran minoría de personas en todo el mundo, hemos ido poco a poco aceptando la dura realidad de que la humanidad en su conjunto está siendo víctima de un ataque global planificado al servicio de una agenda totalitaria de reorganización política, económica y social a nivel mundial. Una situación que no puede entenderse sin atender a la acción combinada de cuatro frentes principales:

1- Campaña de terror mediático y presión a través de la manipulación informativa e imposiciones de control, movilidad, distanciamiento y aislamiento social.
2- Alteración del sistema inmune y generación de síndromes autoinmunes graves, entre otros daños y patologías, por la inoculación de las vacunas de la gripe, y ahora también con las del covid.
3- Desinformación médica y generalización de protocolos altamente iatrogénicos a personas vulnerables en residencias y hospitales.
4- Amplificación de la densidad, potencia y espectro de radiaciones electromagnéticas altamente nocivas para la salud, al servicio de tecnologías de control social.

El objetivo de las investigaciones que estamos recogiendo no es únicamente comprender cómo se han producido estos cuatro ataques, sino también el marco histórico, político, social y cultural que ha hecho posible esta situación, lo cual implica entre otras cosas a una de nuestras principales lineas de trabajo en la última década: el análisis crítico de los paradigmas científicos dominantes.

Este jueves 13 de enero a las 19:30 de España, en el canal de Twitch de Sendero Ikigai, nuestra compañera Diana Valeria entrevistará a uno de los más importantes impulsores de este proyecto, la Dra. Ana María Oliva, que en directo desde México (desde Tijuana 10:30 a.m.) presentará su artículo “Ondas y salud” (incluido en el volúmen I de la serie Covid-20). Este artículo es una aportación fundamental para comprender la cuarta de las agresiones a nuestra salud e integridad listadas más arriba. Al final de la presentación habrá un espacio para intervenciones y preguntas en directo, os esperamos!

Publicado el Deja un comentario

Salud y poder

Este jueves 30 de diciembre a las 21:00 hs, Jesús García Blanca estará en directo en el canal de Twitch de Alexcomunica.

Publicado el Deja un comentario

Calendario de presentaciones en Sendero Ikigai

Puedes  consultar siempre en esta página el calendario actualizado de presentaciones de libros de Cauac, en el canal de Sendero Ikigai. De la mano de nuestra compañera Diana Valeria, compartiremos un par de horas en directo con los autores, dejando siempre espacio al coloquio y a la participación de los asistentes, ¡os esperamos!

 

Jueves 16 de diciembre a las 19:00 hs, Enric Costa presenta Iatrogenia, la medicina de la Bestia.
Jueves 23 de diciembre a las 18:30 hs, Maria José Martínez Albarracín presenta sus artículos del libro Covid20 Vol. I. – Cancelado
Jueves 13 de enero a las 10:30 hs, Ana María Oliva presenta su artículo en Covid20 Vol. I.
Jueves 27 de enero a las 09:30 hs, Ana María Oliva presenta 9 almas.
viernes 25 de febrero a las 20:00 hs, Jon Ortega presenta su artículo en Covid20 Vol. I.
viernes 4 de marzo a las 19:00 hs, mesa redonda de La Aventura de la consciencia, con Alicia Martínez, Alejandro Moreno, y Ana María Oliva.

 

Te esperamos en el canal de Sendero Ikigai
Publicado el Deja un comentario

Karmelo Bizkarra en Covid-20

Por Belén Doménech

Resulta complicado resumir las ideas y argumentos que presenta Karmelo Bizkarra en el primer capítulo de la obra colectiva y colaborativa Covid 20: Una radiografía del covid-19 y una ventana hacia un nuevo paradigma porque los expone de una forma tan brillante, completa y concisa que vale más la pena remitir directamente al artículo.

El Dr. Bizkarra se plantea los conceptos y creencias filosófico-científicas que han sostenido el dicurso oficial de la llamada “pandemia del coronavirus” y no le cabe duda, ni a él ni a muchos de nosotros, de que únicamente tenemos evidencia y pruebas incontestables de la expansión y contagio masivo de una emoción – el miedo- que se ha dejado sentir en casi todos los rincones del planeta, a pesar de que siguen sin aparecer argumentos realmente sólidos que justifiquen el sometimiento de media humanidad a tamaña situación de estrés síquico y social, con la privación sistemática de derechos básicos y fundamentales durante tanto tiempo.

Tampoco sabemos todavía de forma clara y cuantificable qué clase de efectos negativos sobre la salud han tenido dichas medidas, pero el miedo ambiente –tal y como lo califica Bizkarra-, desde luego no nos ha salido gratis, dejando tras de sí una estela de miedo, tristeza y rabia que provocan estragos en nuestro sistema inmune.

Y los médicos que reconocemos el componente psicoemocional en toda enfermedad, sabemos que el pánico mata.

Las ideas que se plantean a lo largo del texto deberían estar en la base de la discusión y el diálogo social, sin embargo -como bien sabemos- tal debate abierto y saludable brilla por su ausencia.

No obstante, daremos unas ligeras pinceladas para poner sobre la mesa dichas cuestiones -que se presentan de una forma más amplia en el artículo- pero que de quedar sin respuesta nos dejarían tristemente expuestos de nuevo a la inconsciencia e incoherencia de un sistema que parece seguir abonado a la instransigencia, la manipulación y la violencia implícita -y a veces explícita- para alcanzar sus objetivos.

En mi consulta, recomiendo un ayuno de noticias como parte del tratamiento.

En primer lugar, necesitamos revisar el mismo concepto de “virus”. ¿Cuál es su función? ¿Son causantes o simples marcadores de enfermedad? ¿Qué son los exosomas? ¿Qué papel cumple la microbiota en nuestro equilibrio orgánico interno? ¿Pueden estas partículas biológicas transformarse indefinidamente en respuesta a las condiciones del entorno como apunta la teoría del pleomorfismo?

Desde luego son demasiadas las preguntas que se han ido acumulando en el último siglo y a las que el viejo paradigma vírico no puede dar respuesta, a menos que esté dispuesto a someterse a una revisión profunda de sus propios planteamientos y dogmas.

Bizkarra se pregunta también por la naturaleza de la “salud” y de la “curación”, devolviendo el protagonismo a la naturaleza -con su sabiduría innata- y al “paciente” que esté dispuesto a abandonar su postura de pasividad e ignorancia para convertirse en sujeto activo de su propio proceso de sanación.

Los que trabajamos en el campo de la salud vamos adquiriendo esa humildad a lo largo de décadas de práctica médica, una vez que aceptamos que no somos nosotros quienes curamos, que tan solo acompañamos al paciente mientras este actualiza sus capacidades de autocuración.

Sobre sus colegas, les exhorta a abandonar el infantilismo al que los sujeta el sistema sanitario actual y la industria farmaceútica concomitante y a volver al sentido común y a la ética aplastante del juramento hipocrático, primum non nocere; principio deontológico que hemos visto lapidar una y otra vez con la promoción anticientífica e inmoral de mascarillas, distanciamientos, encierros y vacunas experimentales, acompañada ésta del silencio cómplice de miles de médicos, que ha hecho posible que los “expertos” del sistema se arrogaran todo la autoridad y el protagonismo.

La solución que propone pasa por un cambio urgente de paradigma que restaure y repare el daño cometido.

Para Bizkarra necesitamos recuperar nuestro poder personal con el fin principal de resistir al modelo deshumanizador que se nos inculca desde el estamento político y sus serviles medios de comunicación. Es el momento de despertar y hacernos responsables de nuestro destino; este es “el virus” que nos tiene que hacer virar.

La causa de esta crisis no está en el coronavirus, sino en una forma de vida que ha terminado sacando a la luz las sombras de este sistema.

Desde Cauac Editorial agradecemos a Karmelo Bizkarra su participación en esta obra y el poder contar con sus conocimientos y experiencia como médico sereno, valiente y comprometido con la Verdad. Ezkerrik asko Karmelo!

Carmelo Bizkarra es uno de los médicos más reputados a nivel español y europeo en ayuno terapéutico. Hace 40 años abrió “Zuhaizpe”, el primer centro de ayuno terapéutico en España y uno de los primeros en Europa. (Foto: Andoni Lubaki).
Publicado el Deja un comentario

Lanzamiento de Magna Ciencia II: el verdadero origen de la vida

Portada Magna Ciencia II El verdadero orígen de la vida

 

Queridos seguidores.

Acabamos de lanzar una importante novedad en nuestra editorial, el segundo y esperado libro de la saga Magna Ciencia.

En esta segunda entrega, Artur Sala profundiza en uno de sus autores más estudiados, Wilhelm Reich. Esto no constituiría una gran novedad en la obra del autor si no fuera porque en este libro se despliega un basto y complejo estudio sobre el enigma del origen de la vida, profundizando en dos aspectos fundamentales que, en último término, vienen a convertirse en las dos caras de una misma moneda: el pleomorfismo y la teoría del terreno.

El pleomorfismo, teoría denostada por el actual paradigma mecanicista de la biología, sostiene que toda la microbiología, esto es los reinos procariota, protoctista y fungi, está sometida a grandes y complejos cambios cuando las condiciones externas así lo dictaminan. Para ello hay que situar la unidad fundamental de vida mucho más abajo que la célula, en una partícula visible en el límite del campo óptico bautizada por la ciencia académica como partícula browniana, pero considerara como sin vida. Un error que, con más de dos siglos de vigencia, ha impedido un salto enorme en la comprensión del misterio de la vida.

Por otra parte, la teoría del terreno propuesta inicialmente en el siglo XIX en paralelo por Antoine Béchamp y Claude Bernard estudia el cómo y el bajo qué condiciones estos microorganismos se adaptan a estos cambios y qué leyes rigen dichos ciclos. Sala ha realizado aquí un estudio histórico de los trabajos que posteriormente desarrollarían dicho estudio, presentándonos una plétora de investigadores tan interesantes como silenciados y radicalmente proscritos de los actuales libros de texto y programas docentes académicos: Enderlein, Von Brehmer, Naessens, Reich, Rife, Merkl, Lanka, Bigelsen o Louis Claude Vincent entre otros que, a modo de carrera de relevos, van completando las piezas de un puzzle apasionante. Reuniendo todas sus teorías y descubrimientos paralelos, ofrece una nueva perspectiva cómo estos cambios se producen en el origen y evolución de la vida, de forma perfectamente complementaria con los enfoques de otras ciencias proscritas como la Nueva Medicina Germánica o la antigua Espagiria.

Este apasionante segundo volumen de Magna Ciencia cierra un importante círculo en la comprensión del misterio de la vida y llega en un momento excepcionalmente idóneo para aportar, en contraste con la deshumanizadora narrativa de la crisis actual, una visión orgánica, viva y llena de sentido común que se complementa sincrónicamente con otras obras de reciente publicación como Dossier COVID 20, o próximas como La Sangre Holográfica de Harvey Bigelsen.

Tras un largo periodo de preparación, celebramos con enorme ilusión que Magna Ciencia II: el verdadero origen de la vida ha visto por fin la luz!

Publicado el Deja un comentario

En el vientre de Mari – Entrevista a Guillermo Piquero

 

Portada del libro “En el vientre de Mari” con oleo de la pintora Paz Treuquil

 

Guillermo Piquero es licenciado en periodismo, aunque los avatares de la vida le han hecho desempeñar otros diferentes oficios. Así, lleva años dedicando su tiempo de manera intermitente a recopilar y sintetizar información e investigaciones en torno a lo que él denomina “la cosmovisión indígena europea”. Fruto de dicho trabajo son su anterior libro Mitología salvaje (Cauac, 2017) y la reciente creación del Proyecto Divulgativo Suarra, cuyo pilar principal lo constituye una página web concebida a modo de gran banco de datos sobre el universo simbólico prehistórico y la naturaleza humana arcaica. Como parte de dicho proyecto, Piquero lleva años explorando el vínculo etnográfico y mítico de dichas culturas prehistóricas con la cosmovisión ancestral vasca, lo que ha desembocado en la publicación de su último libro: En el vientre de Mari. Las raíces preindoeuropeas de la mitología vasca. (Cauac, 2021). Una obra que se nos presenta en un cuidado formato, con más de 100 fotografías a color y cuyo contenido, irreverente con la línea oficial como el antiguo paganismo vasco, nos invita a reencontrarnos con la espiritualidad naturalista de nuestros antepasados.  

 


 

Algunos autores, entre los que te incluyes, no dudaís en afirmar que el llamado “mito de Mari” tiene su origen en el Paleolítico Superior. ¿No es esto afirmar demasiado?

Bueno, creo que la preponderancia de una gran deidad femenina, como columna vertebral del universo cosmológico aborigen europeo, es un hecho histórico sobradamente conocido y demostrado. En este sentido, podríamos decir que el mito de Mari supone una reminiscencia cultural de una cosmovisión antaño compartida a lo largo y ancho de nuestro continente y que tuvo por protagonista a una Gran Diosa de la vida, la muerte y la regeneración que fue venerada bajo muy diversos aspectos y nombres dependiendo de cada cultura concreta, para posteriormente, y debido al surgimiento de las nuevas civilizaciones y religiones patriarcales, ir desapareciendo paulatinamente durante la Edad del Bronce y la Edad del Hierro, hasta pervivir, a partir de entonces, en pequeños y diseminados “islotes culturales” a lo largo de la geografía europea durante los últimos dos mil años.

José Miguel de Barandiaran, quien rescatara para la actualidad gran parte de las leyendas de la tradición oral vasca sobre Mari, ya manifestó hace casi un siglo su asombro ante el hecho de que las leyendas que él identificaba como más antiguas sobre el numen femenino vasco, describían a Mari habitando en el interior de cuevas en donde adoptaba diferentes aspectos zoomorfos o tenía diversos espíritus auxiliares animales a su servicio. El que dichas leyendas hayan pervivido precisamente en el área geográfica en el que en el Paleolítico Superior se desarrolló la primera gran cultura simbólica de nuestro continente (arte franco-cantábrico), cuyo legado mítico ha llegado hasta nuestros días a través de las pinturas rupestres subterráneas de animales y las famosas estatuillas femeninas conocidas como “venus”, constituye un paralelismo simbólico demasiado obvio como para ignorarlo.

 

 

 

 

 

 

 

De ser así, parece evidente que debe existir una diferencia importante entre lo que representaba Mari para aquellas culturas prehistóricas y lo que representa para los vascos actuales….

 

Sí, claro. Obviamente, lo que nosotros denominamos en la actualidad mitología vasca no es otra cosa que los retales simbólicos de una antiquísima cosmovisión aborigen desvirtuada por el paso del tiempo y la influencia de las religiones patriarcales indoeuropeas. En este sentido, el libro parte de la premisa de intentar abordar el significado originario del mito de Mari desde la perspectiva animista de nuestros ancestros, lo cual nos obliga, en cierto modo, a despojarlo de gran parte de su actual halo de leyenda y fantasía con el que se presenta en algunas publicaciones. Y es que debemos de tener en cuenta que para nuestros antepasados, Mari no era un arquetipo, una leyenda o un cuento fantasioso inventado junto al fuego, sino que Mari era (o es) real. Sin pararse a reflexionar detenidamente sobre este crucial asunto, es imposible comprender en toda su profundidad y magnitud a la cosmovisión ancestral vasca, pues el llamado animismo vasco no se basa en “creer” que los seres vivos tienen vida espiritual, sino en saberlo, sentirlo y experimentarlo empíricamente como cualquier otra cultura indígena del planeta.

Así, en el libro, se parte de la hipótesis propuesta hace unas décadas por el filósofo y antropólogo Andrés Ortiz-Osés, de que Mari no puede ser descrita meramente como la personificación mítica de la Madre Tierra, sino más bien como su alma o dimensión espiritual, como el ánima mundi que envuelve, interrelaciona y vivifica a todos los procesos de vida. Y de la misma forma que todos podemos comprender el concepto simbólico de que el alma de una persona se encuentra en el interior de su cuerpo, los antiguos vascos creían que el alma o dimensión espiritual de nuestro planeta se encontraba en el interior de la Tierra, bajo la corteza terrestre, en un particular inframundo en el que se gestaba y regeneraba la vida, y con el que establecía comunicación el pueblo llano a través de ritos y ceremonias sagradas.

 

Estalagmita de la cueva de Bidarray (Baja Navarra) conocida como Harpeko Saindua (“La santa de la cueva”), en lo que algunos ven un originario culto subterráneo a Mari.

 

Precisamente Andrés Ortiz-Osés dota a este Mundo Subterráneo de un sentido matricial y se sobreentiende, por el título del libro, que compartes ese mismo enfoque, ¿En qué fundamentas esta hipótesis simbólica?:

No es que sea una hipótesis mía, o de uno u otro autor, sino que basta recurrir a la mitología o a la etnología comparada para comprobar que se trata de una cosmovisión compartida por culturas arcaicas de todos los continentes, incluida la vasca. Esta identificación del mundo subterráneo como una gran matriz primordial se sustenta en el hecho de que para las culturas animistas toda manifestación de vida tiene su origen en la dimensión espiritual de la naturaleza y dicha dimensión, en cuanto generadora de vida, es identificada como femenina. Esta fuerza de la naturaleza inabarcable e inconmensurable, origen y sostén de todo proceso de vida, es lo que representa Mari en los mitos vascos, de ahí su simbólica multiapariencia y capacidad de metamorfosis, pues desde esta perspectiva, todos los seres vivos no somos sino una parte disgregada de esta fuente matricial original que para los antiguos vascos y otras muchas culturas arcaicas, estaba ubicada en el interior de la Tierra.

Para nuestros antepasados, algunos espacios ceremoniales ancestrales como la cueva y su proyección arquitectónica, el dolmen, constituían lugares sagrados simbólica y espiritualmente relacionados con dicha matriz primordial. Del mismo modo, Barandiaran recopiló la extendida creencia entre los habitantes del mundo rural vasco, de que sus casas (etxe) estaban conectadas con este inframundo uterino a través de galerías subterráneas que desembocaban en el fuego del hogar y que permitían a las almas de los difuntos visitar por las noches a sus parientes “del otro lado”. Este precioso testimonio en torno a la conexión del fuego del hogar con el inframundo vasco, constituye sin duda una reminiscencia cultural de la espiritualidad prehistórica que parece haber sobrevivido, sin aparentes fisuras, de la hoguera de la cueva a la cocina del etxe.

Por otra parte, en el libro expones que muchas cuevas o dólmenes no son tan sólo espacios sagrados relacionados mítica y espiritualmente con el Mundo Subterráneo, sino también con el Mundo Celeste…

Bueno, hay que aclarar que yo simplemente me ciño a recopilar y sintetizar una serie de investigaciones de otros autores que yo considero claves para redescubrir dicha ancestral cosmovisión. En este sentido, un trabajo importantísimo para comprender el nexo mítico que nuestros ancestros establecían entre lo celeste y lo subterráneo lo encontramos en las investigaciones de la paleoastrónoma Chantal Jegues-Wolkiewiez, quien en un impresionante trabajo de campo de varios años de duración y tras estudiar unos 130 refugios y cuevas con pinturas, descubrió que prácticamente todas ellas estaban orientadas hacia los solsticios de invierno o de verano. Lo cual venía a demostrar que existe una vinculación directa entre las cuevas decoradas con pinturas y su orientación astronómica. Este hecho también pudo ser comprobado en la emblemática cueva vasca de Praileaitz, alineada con el solsticio de invierno según la investigación llevada a cabo por Lionel Sims y Xabi Otero. De igual modo, el investigador vasco Xabier Gezuraga descubrió recientemente como la cueva de Lumentxa en Lekeitio, estaba alineada con el equinoccio de primavera y ha desarrollado una fundamentada e interesantísima hipótesis sobre el sentido astronómico de gran parte del arte rupestre paleolítico. También un gran número de dólmenes vascos, que como ya hemos dicho antes, pueden considerarse una proyección arquitectónica de la cueva, están orientados hacia el solsticio de invierno.

Desde un punto de vista mítico, este entrelazamiento simbólico entre lo celeste y lo terrestre es claramente escenificado en muchas leyendas vascas que describen a Mari partiendo de una determinada cueva para posteriormente atravesar el firmamento en llamas hasta alcanzar un nuevo refugio subterráneo. La misma conexión simbólica se evidencia en el conocido mito de Eguzki (Sol) e Ilargi (Luna) que, como hijas de AmaLur (Madre Tierra), desaparecen durante la noche y el día respectivamente en el vientre de la Tierra para renacer día tras día en un ciclo sin fin. Y en el mismo orden de cosas podríamos citar la leyenda de que los encuentros amorosos entre Mari y su consorte, el culebro Sugaar, desatan furiosas tormentas, es decir, un encuentro entre las fuerzas del cielo y de la Tierra. Este emparejamiento amoroso entre Mari y Sugaar parece estar en cierto modo relacionado o incluso puede que tenga su más primitivo origen en los ritos que se llevaban a cabo en dichos espacios ceremoniales subterráneos, en los que se ponían en relación el principio femenino terrestre y el principio masculino celeste a través de ritos asociados a determinados eventos astronómicos como los solsticios o los equinoccios, momento en el cual un haz o “culebro” de luz penetraba en el interior de dichas cavidades matriciales como representación simbólica de la fecundación de la naturaleza.

 

Amanecer del equinoccio de otoño en “la cueva de Mari” del monte Anboto (Bizkaia).

 

En este sentido, en el libro nos hablas de Sugaar y Akerbeltz como representaciones arquetípicas del principio de fertilidad masculino de la naturaleza, ¿Podrías explicarnos que representa este concepto cosmológico y cómo interactúa en los mitos vascos con Mari?

Podríamos decir desde un punto de vista arquetípico y simbólico, que para que la vida fructifique en el inframundo, en el mundo matricial subterráneo, es obviamente necesaria la participación del principio masculino de la naturaleza, encarnado en los mitos vascos por dos númenes principales: el culebro de fuego Sugaar y el antropomorfo chivo negro Akerbeltz, demonizados en el imaginario mítico católico bajo las figuras del diablo y el dragón, pero cuyo significado originario como símbolos de fertilidad, aún permanece vivo en la mitología vasca.

Por un lado y como ya he dicho anteriormente, Sugaar encarnaría el principio vivificador celeste que desciende desde las alturas para penetrar en las simas y cavidades uterinas de la superficie terrestre y propiciar así la fecundidad de la naturaleza. Esto nos ayuda a entender porque, un ser alado como el dragón, habita según las mitologías arcaicas en las cuevas. Por otro lado, el papel de Sugaar como amante de Mari en los mitos vascos, que no es otra cosa que una explicación poética del funcionamiento de la biosfera, constituye una pista fundamental sobre el originario simbolismo del dragón en las mitologías de la Europa prehistórica, antes de que las religiones patriarcales lo convirtieran en el demonio alado raptor de mujeres, al que San Jorge o San Miguel daban muerte con su lanza o espada. Este asesinato simbólico del dragón, que puede ser rastreado en prácticamente todas las mitologías indoeuropeas y semíticas, escenifica el triunfo del nuevo modelo de masculinidad mítica que traían consigo las culturas patriarcales que se impusieron sobre el mundo matrístico preindoeuropeo. A partir de entonces, dicho principio masculino de la naturaleza ya no se representaría como una energía vivificadora en forma de culebro que se entrelaza con la Gran diosa, sino como un todopoderoso guerrero masculino que impone por las fuerza sus designios desde el cielo al resto de la naturaleza.

¿Y Akerbeltz?

Pues si bien podemos identificar a Sugaar como “la causa”, es decir, el principio vivificador celeste que posibilita el desarrollo de la vida sobre nuestro planeta, Akerbeltz por su parte representaría “el efecto” de dicho principio vivificador, es decir, a la fertilidad cíclica de la naturaleza que nace y muere todos los años al ritmo de las estaciones y los ciclos solares; o al menos así parece sugerirlo su semejanza arquetípica con otros dioses de la fertilidad, también astados y antropomorfos, que desempeñan el papel de hijo-consorte de la Diosa (“Dios Año”) en muchas religiones primitivas; por lo que no es descartable, que esa también fuera su originaria función en la mitología indígena vasca. Así, para intentar descubrir los originarios atributos de este “demonizado” y ancestral numen vasco, hay que eliminar de nuestro inconsciente la imagen deleznable que sobre el urdió el catolicismo a lo largo de los últimos siglos, para poder visualizar con claridad que él no es el regente del tenebroso infierno cristiano, sino el del regenerador inframundo uterino vasco.

Su tradicional identificación como icono mítico de los akelarres vascos encaja en esta hipótesis, si entendemos estas ceremonias paganas como parte de un calendario ceremonial pre-indoeuropeo que, de manera común, compartieron las culturas arcaicas de nuestro continente. Dicho calendario estaba determinado por los solsticios y los equinoccios, así como las fechas intermedias entre ambos, que señalaban cuatro grandes ciclos fundamentales: El despertar de la naturaleza a principios de febrero, la época de siembra a principios de mayo, la época de la cosecha a principios de agosto y el letargo o muerte de la naturaleza a principios de noviembre. Quién se tome el tiempo de buscar paralelismos entre estas fechas y algunas de las celebraciones más importantes de la cultura tradicional vasca, encontrará grandes coincidencias.

Foto original y calco realizado por Henri Breuil del antropomorfo conocido como “El Hechicero”. Cueva de Les Trois Freres, Francia, 15.000 años de antigüedad.

 

En el subtítulo del libro calificas a la mitología vasca como de raíz “preindoeuropea”, ¿Podrías explicar el significado de dicho término para quien no esté familiarizado con él?

Podríamos decir de manera resumida que el término “indoeuropeo” comenzó a utilizarse a mediados del SXIX en el ámbito de los estudios lingüísticos para definir a una serie de lenguas, pertenecientes a una misma familia idiomática, cuya influencia geográfica se extendía originariamente y como nos indica el propio término, desde Europa Occidental hasta el Valle del Indo. De estas lenguas se supone que descienden la inmensa mayoría de las que actualmente se hablan en Europa. Posteriormente se descubriría que los pueblos que originariamente hablaban dichas lenguas, así como la cultura de substrato común que compartían, no eran originarios de dicho espacio geográfico, sino que se impusieron gradualmente sobre las poblaciones autóctonas de dicho territorio durante un largo proceso histórico (invasiones indoeuropeas) que comenzó hace aproximadamente seis mil años. A estas culturas indígenas, anteriores (pre-) a la llegada de los indoeuropeos, se las denomina en el mundo académico bajo el genérico nombre de preindoeuropeas.

Actualmente el uso del término “preindoeuropeo” ha trascendido el mero estudio de la evolución de las lenguas y se utiliza también para definir a todas aquellas cosmovisiones y mitologías anteriores a la llegada del nuevo imaginario mítico (belicista y patriarcal) que trajeron consigo los invasores indoeuropeos. Hasta entonces, las evidencias arqueológicas son bastante explicitas sobre la existencia de una ancestral cosmovisión matrística y naturalista que, en oposición a las deidades patriarcales indoeuropeas, tenía como figura central de su panteón mitológico a una Gran Diosa que regía los ciclos de vida, muerte y regeneración de la naturaleza. De ahí que la mitología vasca, con Mari como figura central de su panteón mítico, sea calificada por numerosos autores e investigadores como de origen pre-indoeuropeo, y lo mismo podríamos decir, como es bien sabido, del euskera.

¿Podrías explicarnos, con más detalle, algunos de los aspectos de aquella cosmovisión preindoeuropea que pervivieron o han pervivido en la cultura tradicional vasca?

Bueno, del mismo modo que ocurre en otras culturas europeas, en las que hoy en día son perfectamente reconocibles tradiciones, ritos o celebraciones de origen muy arcaico que pueden considerarse reminiscencias culturales de aquella Europa aborigen, creo que no digo nada nuevo bajo el sol al afirmar que en el caso particular de la cultura tradicional vasca no podemos hablar tan solo de reminiscencias, sino de una cosmovisión de raíz global e inequívocamente preindoeuropea. Dicha cosmovisión pervive, casualidad o no, precisamente en el área geográfica dónde en el Paleolítico Superior se forjó la primera gran cultura simbólica de nuestro continente y cuyo universo cosmológico heredaron posteriormente las primeras culturas agrícolas del neolítico preindoeuropeo (según nos demuestran las investigaciones de la arqueóloga Marija Gimbutas). En este sentido y como ya han reseñando a lo largo de las últimas décadas numerosos autores en sus investigaciones, podemos reconocer cuatro grandes pilares característicos de las culturas preindoeuropeas, que también son perfectamente reconocibles en la cultura tradicional vasca:

En primer lugar podríamos citar al idioma y la tradición oral como ejes vertebradores de la cultura vasca. Y así el euskera, que define precisamente a los euskaldunak, es la última lengua nativa de Europa Occidental, una lengua preindoeuropea cuyo estudio etimológico y axiológico nos revela la forma de entender el mundo de nuestros ancestros: es el reflejo oral de la cosmovisión indígena europea. En segundo lugar, citaremos la espiritualidad animista y la mitología simbólica en torno a la imagen de la Gran Diosa como personificación del universo cosmológico preindoeuropeo, que haya en Mari un paralelismo mítico más que evidente. En tercer lugar, y al igual que las sociedades pacíficas y fraternales de la Vieja Europa neolítica que antecedieron al belicismo indoeuropeo, la sociedad vasca mantuvo hasta tiempos históricos recientes una tendencia hacia la equidad social amparada por un derecho consuetudinario propio, con instituciones comunales como el batzarre (concejo abierto) o el auzolan, en el que el concepto de “trabajo” adquiere un valor colectivo en pos del beneficio de la comunidad. Finalmente, en cuarto lugar y como así lo expresa indudablemente el euskera con el famoso sufijo “ba” relativo al parentesco familiar vasco, podemos hablar de una estructura social matrifocal y un linaje familiar matrilineal, como reminiscencia cultural de lo que antaño fuera común a lo largo y ancho de nuestro continente. Las evidencias de esta matriculturalidad de las sociedades prehistóricas europeas, fueron halladas en el SXIX por J. Bachofen a través del estudio de numerosos autores de la literatura clásica grecorromana y se corroborarían, casi un siglo después, con los hallazgos arqueológicos en infinidad de yacimientos del Neolítico preindoeuropeo que mostraban la preponderancia de lo sagrado femenino en el universo simbólico de aquellas sociedades prehistóricas.

En el libro propones que la propia significación etimológica del nombre de Mari pudiera hacer referencia a esta preponderancia de lo sagrado femenino en la cultura aborigen vasca, tanto a en el plano familiar como en el plano mítico o espiritual…

Si, la clave de esta interpretación que propongo radica en el hecho de interpretar el sufijo –ari no con el sentido de “oficio” como tradicionalmente afirman algunos investigadores (Mari = ”el oficio de ser madre”), sino a través de una significación, en cierto modo análoga, a través de la palabra hari (“hilo” en euskera) que a su vez está emparentada con la palabra aria (“estirpe, casta o linaje”). Esta relación lingüística entre ambos términos no puede considerarse casual, pues del mismo modo encontramos que la palabra latina linum (“hilo de lino”) está en el origen del término castellano “línea”, que a su vez deriva en la palabra “linaje.” Por todo ello, podríamos aventurarnos a proponer que tanto el término “Mari” (ama+hari) como el de “María” (ama+aria), podrían traducirse literalmente como “matri+lineal”, o si se prefiere “linaje+materno.” A esto habría que añadir, para completar esta hipótesis, que hoy sabemos por los textos e inscripciones funerarias de algunos pueblos del mediterráneo pre-indoeuropeo, que el término ama (“madre” en euskera) era usado por aquellas culturas con significación análoga al de “Diosa”. Por consiguiente, “Mari” podría interpretarse o traducirse como la “Diosa/Madre del linaje o de la estirpe (vasca)” y de ahí que los nuevos Señores Patriarcales del medievo vasco, utilizaran en algunas leyendas (Diego López de Haro, etc…) la imagen de Mari como esposa mítica para justificar la supuesta nobleza de su estirpe.

Por otra parte, algunos autores como José Miguel de Barandiaran, encuentran un nexo lingüístico entre el nombre del personaje mítico Mairu y el de Mari. Esto encaja también en nuestra hipótesis, pues el termino iru (“tres” en euskera) está en el origen de la palabra irun (“hilar”), ya que como apunta Juan Antonio Urbeltz, el origen primigenio del acto de hilar radicó en comenzar a trenzar tres hilos. Esto podría guardar también relación con el hecho de qué las conocidas diosas del destino de las mitología arcaicas europeas fueran tres hermanas hilanderas, como las Moiras griegas, las Parcas romanas o las Nornas escandinavas. Igualmente, están relacionadas con el simbolismo del hilado los personajes míticos de las mairis vascas y sus parientes peninsulares las moras o mouras, quienes según relatan infinidad de leyendas, construyeron los dólmenes trasportando las pesadas piedras de su estructura al mismo tiempo que hilaban ayudadas de su huso o de su rueca.

A todo esto habria que añadir, obviamente, que la imagen arquetípica por excelencia de Mari en la mitología vasca es la de una mujer hilando en la boca de una caverna, lo cual podría interpretarse desde la perspectiva de que dicho lugar, como entrada mítica por excelencia al Mundo Subterraneo, representa una frontera simbólica entre el Mundo físico y el espiritual, y Mari se vale de su hilo dorado para mantener unidas estas dos realidades paralelas que forman parte de su ser. Este hilo tendría pues un claro sentido umbilical, no solo desde un punto de vista maternal como representación simbólica de nuestro origen físico, sino también desde un punto de vista espiritual, como axis mundi que entrelaza el Mas Allá subterráneo (en el que moran las almas de los antepasados), con la superficie terrestre (en la que habitan sus parientes vivos “del otro lado”). Mari sería pues, al mismo tiempo, hacedora y encarnación de ese “Gran Tejido Sagrado” del que hablan numerosas tradiciones espirituales indígenas, formado por la interrelación de infinitos hilos de vida y que personifica el numen vasco a través de sus múltiples apariencias y metamorfosis.

El hilo dorado de Mari y su simbolismo umbilical como nexo de “los vivos” con las almas de los antepasados de su linaje, parece evocarse en el ancestral rito animista de las argizaiolas (Amezketa, Gipuzkoa).

 

Entrevista original en Proyecto Divulgativo Suarra, de Guillermo Piquero

Publicado el Deja un comentario

14 de agosto de 2021

Por Belén Doménech

Queridos amigos y socios de Cauac Editorial:

El pasado sábado 14 de agosto fue un día importante en nuestras vidas. Al menos aquí en la ciudad de Murcia hizo calor, pero el verdadero protagonista fue el calor de nuestros corazones que gritaron alto y claro con una sola voz…

LOS NIÑOS NO SE TOCAN

¿Hay algo más sagrado que la infancia? ¿Algo más valioso que la mirada inocente de un niño? El derecho de los niños a tener una infancia normal y a no recibir “tratamientos” peligrosos e innecesarios nos impulsó a reunirnos. No importa si muchos o pocos, en cada ciudad, en cada rincón de España hubo algún testimonio de la conciencia colectiva. Representantes de todos los sectores sociales: médicos y personal sanitario, docentes, policías, artistas, juristas, investigadores independientes y activistas sociales… alzaron con coraje su voz.

Una voz silenciada por los medios masivos, pero una voz necesaria que cada vez más personas escuchan, hartos de las inconsistencias y contradicciones del discurso oficialista. Somos una inmensa minoría y en cada colectividad hay al menos uno de nosotros. No es nada fácil, lo sabemos, pero ahora más que nunca es necesario dar un paso al frente y atrevernos a ser parte de la solución, a pesar del miedo y la frustración que tan a menudo sentimos.

Nuestra amiga y colaboradora Isabel Galindo, representando a la Asociación Pro Derechos Civiles de Murcia, una de los colectivos que participaron en la organización del evento.

Fue también un día de celebración con la salida del primer tomo de la obra Covid 20, expresión material del verdadero espíritu científico: humilde, paciente, cooperativo. Alejada de los focos y los titulares la ciencia no condicionada por conflictos de interés se abre paso…. con su conocimiento siempre provisional pero imprescindible para comprender mejor el mundo y la realidad en la que nos movemos.

Muchos nos dimos cuenta el pasado sábado de la falta que nos hace la comunidad, la tribu. El compartir presencialmente, el contacto directo. La tecnología es una pieza clave, pero no alcanza para ensayar esa nueva humanidad con la que la mayoría de nosotros soñamos. Y la sociedad cada vez más fraccionada y dividida que pretenden imponernos puede ser una buena excusa para empezar a intentarlo.
Por último, escuchamos en una de las intervenciones que NO SE TRATA DE LUCHAR, SE TRATA DE SER. Y me parece importante recalcarlo.

José Ortega, abogado defensor de los derechos y libertades de las personas y autor colaborador del proyecto Covid 20, realizó una de las intervenciones más vibrantes de la jornada.

Esta es una revolución de la consciencia. El amor y la compasión hacia nosotros mismos y los demás debe guiar nuestros pensamientos y acciones. Solo reconociendo el sentido profundo y trascendente de lo que estamos viviendo podremos mantenernos en nuestro norte. Odiar, atacar y caer fácilmente en el conflicto nos lleva una y otra vez a la casilla de salida. Que todo esto sirva de verdad y definitivamente para hacernos más amorosos, más conscientes y más libres.

Enhorabuena a los organizadores (Padres por la Verdad, Madres de la Glorieta, Asociación Pro Derechos Civiles Murcia) y gracias a todos los asistentes, y a los que sin estar presentes estuvieron también allí con su intención.

Seguimos caminando.

Publicado el Deja un comentario

Estudio Vacunas Covid19 de Médicos por la Verdad y Biólogos por la Verdad España

Abril de 2021, 60 médicos y 36 biólogos del Estado Español firman este documento público y de libre acceso, en el que exponen argumentos de peso respaldados por evidencia científica empírica y objetiva, para pedir el cese inmediato de las campañas de vacunación para el Covid-19.

Acceso libre al documento:

Estudio vacunas COVID 19 DEFINITIVO

Publicado el 3 comentarios

Recuperar a la madre entrañable


Por Jesús García Blanca

Con motivo del 25º aniversario de la primera edición de La represión del deseo materno y la génesis del estado de sumisión inconsciente, de Casilda Rodrigáñez, que celebramos con una cuarta edición actualizada (Murcia, Cauac Editorial, 2021).

————————————————————————————

.“La dependencia no es un estado de hecho, sino una relación. Una relación de poder”.

Christiane Rochefort

En el verano de 1995, con mi compañera, nuestra hija de tres años y nuestro hijo de dos, pasamos unas intensas semanas en la comunidad Los Arenalejos, cerca de Alozaina, en la sierra malagueña. Allí me encontré con uno de esos libros que te regala el destino, lleno de revelaciones y al mismo tiempo de palabras en las que uno se reconoce o reconoce como propias.

Las autoras habían optado por un título largo y descriptivo. Después de todo el título corto ya estaba pillado por Gilles Deleuze y Felix Guattari: El anti-edipo, y tampoco se trataba de escribir un bestseller de fácil venta y más fácil olvido, sino de una revelación profunda, dolorosa, absolutamente necesaria y aterradoramente enterrada en nuestro inconsciente colectivo.

Casilda Rodrigañez y Ana Cachafeiro se pusieron manos a la obra para una labor arqueológica (que diría Michel Foucault): desenterrar el secreto más temido de la historia de la humanidad. No, no exagero ni me dejo llevar por la facilidad de escribir palabras grandilocuentes. Medito mucho lo que escribo sobre este libro crucial: La represión del deseo materno y la génesis del estado de sumisión inconsciente. Esas son las terribles palabras que componen el título de esta obra imprescindible para los que luchan, para los rebeldes, para los que buscan una salida, o al menos una pequeña esperanza de salida, del laberinto del poder, de la sumisión, de la destrucción de la vida. O, como dice una de sus autoras en el prólogo especialmente escrito para esta edición, para “perforar el magma dogmático subyacente a la civilización de la dominación y del sufrimiento humano”.

A mediados del siglo XVI Etienne La Boétie se preguntó por el origen de la obediencia que el denominaba “servidumbre voluntaria” y que vagamente atribuyó a la costumbre, a la propaganda del estado o al uso abusivo de la religión por los gobernantes que convertían los deseos en pecado. Pero nada de eso explicaba ni el origen ni los mecanismos concretos que pudieran provocar la actitud sumisa de la práctica totalidad de los seres humanos, y la pregunta quedó en el aire durante siglos hasta que el científico rebelde Wilhelm Reich se propuso responderla abriendo así una puerta a numerosos investigadores de diferentes disciplinas que han venido sacando a la luz los detalles de este crimen convertido en piedra fundacional del patriarcado.

Pero Reich no solamente aportó la primera clave para empezar a responder la pregunta de La Boétie, sino que fundó una nueva ciencia, una nueva mirada que otros han utilizado para complementar sus descubrimientos iniciales: la psicología social. Tan reveladora y revolucionaria que los representantes oficiales en ambos terrenos se volvieron contra él incapaces de asimilar las consecuencias de lo que el genio austríaco estaba poniendo ante sus narices. De modo que fue expulsado del Partido Comunista y de la Sociedad Psicoanalítica.

Dos ediciones de su libro Psicología de masas del Fascismo separadas por diez años dan cuenta del duro proceso de Reich para compartir sus análisis a pesar de la persecución que se cernía sobre él allá donde iba. La primera edición se refería exclusivamente al fascismo en la Alemania nazi previa a la segunda guerra mundial, pero una década más tarde, Reich dejaba muy claro que el fascismo no es una mera ideología política sino el resultado de un proceso complejo que se manifiesta en sociedades autoritarias entre las que ahora Reich incluía a la Unión soviética e incluso a los Estados Unidos.

Ese proceso complejo se asienta en la distorsión de la sexualidad humana desde los comienzos de la vida: la falta de gratificación de los deseos primarios, unida a la frustración que esto genera y a la cólera por la frustración que a su vez produce angustia por la inhibición del amor y del odio, es el alimento de lo que Reich llamó “coraza” que se desarrolla en el plano físico –mediante una rigidez de la musculatura– y en el psíquico provocando una alteración del yo, es decir, trastornos psicoemocionales.

Las autoras de este libro, sin embargo, han ido mucho más lejos:

  • Vinculando concepción, embarazo, parto y amamantamiento con la sexualidad femenina: “El útero es un seno donde anidan los óvulos fecundados […] una parte del propio cuerpo de la mujer integrado en el mismo sistema nervioso y regado por sus flujos sexuales […] desea verse colmado y lleno. Cuando se produce una fecundación, la mujer inicia un ciclo sexual distinto […] durante los nueve meses de gestación compartimos con el feto la comida, el oxígeno, una misma sangre impulsada por un solo corazón que late al unísono en los dos cuerpos, uno totalmente dentro del otro”.
  • Identificando la irrupción violenta de las tribus nómadas en la Vieja Europa, en la que se desarrollaban culturas matrifocales, con los comienzos del orden autoritario patriarcal.
  • Planteando el papel determinante de la ruptura del vínculo materno en el establecimiento de ese orden representado en particular por la transformación de la madre entrañable en pseudo madre patriarcal.
  • Identificando la transformación del deseo en carencia como causa fundamental del principio de autoridad/obediencia.
  • Estableciendo la relación de causalidad entre la represión del deseo materno y de las necesidades vitales de las criaturas, y la imposición de necesidades y carencias como clave del estado de sumisión inconsciente.

Estos hallazgos suponen contestar con aterradora precisión a la pregunta de La Boetie poniendo en conexión dos fenómenos que ya por separado resultan provocadores pero que al unirse en una relación causa-efecto suponen una brutal revelación: la supresión de la madre entrañable y su sustitución por un sucedáneo al servicio del patriarcado, y el estado de sumisión, de obediencia, de “servidumbre voluntaria” enraizado en el inconsciente.

Con la ayuda de autores como Frederic Leboyer, Michel Odent, Ashley Montagu, Konrad Stettbacker, Georg Groddeck, Michel Balint, Juan Mereló-Barberá, las autoras señalan el momento clave de esa supresión, de esa violación, del arrebatamiento que definirá a la criatura como pieza de la maquinaria: el parto y el inmediato postparto, marcados por la separación de los cuerpos que hasta ese momento habían sido uno. La trascendencia de la agresión es enorme, y Rodrigañez y Cachafeiro no se andan con rodeos a la hora de denunciarlo: “privar a las criaturas de la madre entrañable es un crimen contra la humanidad”.

Y los rituales que garantizan la nefanda misión quedan a cargo del parto medicalizado practicado en los hospitales y complementados por una serie de mentiras que se han conseguido grabar en el imaginario de las madres patriarcales: la necesidad de asistencia médica, la espera para amamantar arguyendo que el calostro puede ser perjudicial, la supuesta necesidad de descanso de la madre tras el parto, la imposición del chupete, la impiedad de hacer oídos sordos al llanto de los bebés, el convencimiento de que las criaturas no se enteran, no sufren, no sienten y el llamado “enmadramiento”, la trampa de hacer creer que los bebés a los que se mantiene en brazos, amamantados a demanda, pegados al cuerpo de la madre van a ser “débiles”, o “dependientes”.

Tras tanto dolor por la constatación inapelable de la desalentadora realidad, de ese mundo tan feo al que pertenecemos y del que somos cómplices inconscientes, las autoras cierran su libro con un breve capítulo abierto a la esperanza: “tenemos que construir” dicen con apremio, “formas de convivencia más amplias para recuperar la fraternidad entrañable y el apoyo mutuo, romper la estructura familiar” que ya el propio Reich consideraba la pieza clave de la persistencia del dominio y la obediencia.

Una tarea dura, compleja, inmensa, pero no imposible. Y este libro, que nos inspiró a muchos y sobre todo a muchas hace 25 años, pone los cimientos para empezar a construir ese otro mundo que recupere la armonía de aquellas sociedades organizadas en torno a las madres y sus criaturas: “Si la emoción se produce conectada con las pulsiones, irrumpe un deseo materno arrollador que hace trizas los prejuicios de las culturas matricidas, y que es capaz de derretir el acorazamiento y de hacer pedazos la cultura matricida; y entonces desencadena el proceso interno de expansión del placer. El deseo materno es una pulsión sexual, y como tal se opone al acorazamiento y lo derrite. El deseo materno, en realidad, forma parte del paradigma original de la humanidad”.

11 de marzo, 2021.

Jesús García Blanca.

http://saludypoder.blogspot.com

Publicado el 1 comentario

GRACIAS por vuestro apoyo

Queridos amigos, la campaña de crowdfunding para el dossier cv20 toca a su fin. Ha sido una experiencia muy enriquecedora y positiva por el proyecto, gracias no sólo a vuestro apoyo económico y vuestros hermosos mensajes de ánimo, sino también a todo el feedback, sugerencias y sentires que nos habéis expresado, en este espacio de comunicación que se ha abierto a través de la campaña y que nos ha permitido tener un contacto directo con las personas de carne y hueso, con la gente que está haciendo posible y a la que va destinada el dossier en primer término.

En lo cuantitativo, informaros de que hemos recaudado un total de 5.705 € hasta el momento, un apoyo imprescindible para poder remunerar a las personas que más tiempo, energía y esfuerzo están dedicando a las diferentes tareas y al resto de costes de producción y transporte. ,

A todos los mecenas, recordaros que ya tenemos disponible el libro Trilogía del coronavirus, de Máximo Sandín, y que podéis escogerlo entre los títulos seleccionados para vuestra recompensa, o reemplazar cualquiera de los escogidos por este.

Y a tod@s, deciros que  aún estáis a tiempo de hacer aportaciones, aunque ya hemos superado el umbral mínimo necesario para financiarlo cuantos más recursos recabemos mejor sacaremos adelante el proyecto. El cierre definitivo de la campaña será el lunes 15 de febrero.  Para participar debéis escribirnos a info@cauac.org y os facilitaremos toda la información necesaria. De parte de todo el equipo cv20, muchas gracias de corazón a todos por difundir, por apoyar, por estar ahí.

Maria Jesús Blázquez, Luis Gil, Esperanza Manzano, Abraham Navarro, Hanne Norenberg, Ana Maria Oliva, Jon Ortega, Frances Osborn, Bartomeu Payeras, Luis Rojo y Nuria Vila.

Enlaces:
Videopresentación ¿Qué es el proyecto  Cv20?
Proyecto Covid20
Presentación en Scabelum Tv (a partir del minuto 32)
Contenido adelantado: Covid19 y autoinmunidad final, por la Dra. Maria José Martínez Albarracín
La Trilogía del coronavirus, por el Dr. Máximo Sandín
Contenido adelantado: Prólogo a la Trilogía del coronavirus, por Jon Ortega
Seguirnos en nuestro canal de Telegram

 

Publicado el 2 comentarios

22 de enero de 2021. Recta final de la campaña de crowdfunding CV20

Pincha en la imagen para acceder a la videopresentación

Estimados amigos, estamos de celebración pues ayer 21 de enero, gracias a todo vuestro apoyo la recaudación del micromecenazgo llegó a los 4000 euros, que es la cantidad mínima que habíamos estimado para hacer el proyecto viable, por ello ya podemos decir que la financiación de CV20 ya es una realidad!

Gracias de corazón por el apoyo de todos, no sólo económico, sino también anímico, gracias por vuestros bellos mensajes, por vuestras sugerencias y feedback, por todos vuestros ofrecimientos desinteresados de colaboración de todo tipo de formas y maneras, hemos sentido un contacto muy cercano y directo en todo momento y nos habéis ayudado mucho a bajar a tierra la idea y a poder sentir este un proyecto colectivo.

Como ya dijimos, vamos a continuar con la campaña hasta el 31 de enero, y posiblemente se alargará un poquito a los primeros días de febrero antes de cerrarla, pues la cantidad ideal para financiar el proyecto con solvencia la hemos estimado en 6000 euros. El dinero se invertirá en remunerar mínimamente a las personas que más tiempo, trabajo y energía han dedicado en la traducción (de inglés a español y de español a inglés), revisión, adaptación y organización de los contenidos del dossier, así como a los trabajos de maquetación, edición y diseño, costes de impresión del dossier, y también una parte para cubrir los otros libros que hemos ofrecido como recompensas y los gastos de envío.

Recordamos que podéis consultar la información básica del proyecto y cómo participar en esta página, y también seguirnos en nuestro canal de Telegram, salud familia!

Enlaces:
Proyecto CV20. Una radiografía del Covid 19 y una ventana hacia un nuevo paradigma
Videopresentación
Presentación en Scabelum TV (a partir del minuto 32)
Contenido adelantado: Covid y autoinmunidad final, por la Dra. Maria José Martínez Albarracín
Canal de Telegram de Cauac Editorial
Publicado el 28 comentarios

Covid19, iatrogenia y autoinmunidad final

Este quizá es el momento más decisivo de todos para compartir información y ayudar a que nuestros familiares y amigos entiendan algunas cosas de vital importancia. Ahora que tanta gente en nuestro entorno y en todo el mundo está recibiendo presión para “vacunarse” estamos aún a tiempo de ayudar a despertar consciencias y evitar muchas situaciones dolorosas.

La Covid grave no es una enfermedad provocada por un agente biológico que se contagia, sino una enfermedad autoinmune. Por eso no afecta a los niños ni a las poblaciones poco o nada medicadas (en África y la mayor parte de Asia), porque cuanto más medicada está una persona, cuantos más productos industriales extraños se haya metido “entre pecho y espalda”, más posibilidades tiene de desarrollar complicaciones autoinmunes graves.

Especificamos “covid grave”, porque también importante entender que hasta ahora se ha magnificado el problema llamando “covid” a un montón de cosas diferentes, desde la simple gripe (que ha sido misteriosamente “erradicada”) hasta los efectos del gran aumento de las radiaciones electromagnéticas como la excitación electrónica del oxígeno mermando su biodisponibilidad metabólica, la desnaturalización de las porfirinas de la sangre y, en general, la inducción de cuadros muy similares a la gripe. Incluso gente sana o con todo tipo de cuadros clínicos, ya sean de sintomatología similar o completamente ajena, mientras den positivo en la PCR pasan a engrosar las listas oficiales de “contagios”.

Sin embargo, el cuadro clínico grave de la covid concuerda en todos sus detalles, como explica detalladamente en este informe que adelantamos la Doctora María José Martínez Albarracín, con una respuesta autoinmune a través de lo que se denomina “mejora dependiente de anticuerpos”, uno de los efectos secundarios a medio plazo, perfectamente descrito y conocido, de eso que llaman “vacunas”. La presencia de material genético o antigénico extraño acumulado en el cuerpo (especialmente abundante en las “vacunas antigripales” y ahora en la del covid) se vuelve peligrosa cuando el sistema inmune está más activo, como en procesos inflamatorios. La “tormenta de citoquinas” que causa una inflamación sistémica hiperaguda en todo el organismo afectando bilateralmente a los capilares pulmonares como se observa en la Covid grave, es un tipo de reacción autoinmune que ya se conocía y que ha ido en aumento en los últimos años.

Como explica el Doctor Enric Costa en su libro Iatrogenia, la medicina de la Bestia, este tipo de enfermedades no existía antes de que emergiera la medicina industrial, y ambos fenómenos han experimentado un auge meteórico en las últimas décadas. Cuanto más medicada está una población, cuantos más productos antinaturales que interactúan íntimamente con el sistema inmune se mete en el cuerpo, especialmente si se inyectan directamente en sangre sin pasar por la capa protectora de nuestra microbiota intestinal, más enfermedades raras, casi todas de naturaleza autoinmune, se observan: artritis reumatoide, alergias, inmunodeficiencia adquirida, tormentas de citoquinas y un largo etcétera.

La “vacuna del covid”, con ARN mensajero de acción intracelular, es una práctica de altísimo riesgo que va a aumentar muchísimo las probabilidades de que las personas más vulnerables tengan una reacción autoinmune grave en un futuro próximo. La actual y agresiva campaña mundial de vacunación, que es sin duda el objetivo al que el poderoso lobby farmacéutico y la agenda globalista nos han querido llevar desde el principio, plantea consecuencias muy serias para la salud y la vida humana en nuestro planeta.

Este informe ha sido elaborado por María José Martínez Albarracín para el Dossier Covid 20, pero dada su importancia en estos momentos hemos decidido compartirlo y hacerlo público ya (el dossier completo está proyectado para salir a imprenta en abril). Gracias a todos por esa suma de pequeños y grandes esfuerzos, por hacer toda la masa crítica consciente posible, por nuestros seres queridos, nuestra gente, por todas nuestras relaciones 🌈

Para seguirnos en nuestro canal de Telegram: https://t.me/CAUACEDITORIAL

_______________________________________________________________________

LA COVID-19 ES UN SÍNDROME DE INMUNODEFICIENCIA MEDIADA POR TÓXICOS Y/O POR VACUNAS.

Maria José Martínez Albarracín

Cuando empezamos a saber de la “nueva enfermedad” supuestamente producida por el nuevo virus chino Sars-CoV-2, apenas sabíamos que era una neumonía intersticial bilateral. Luego supimos que había enfermos que fallecían por un síndrome inflamatorio hiperagudo o “Tormenta de Citocinas” y finalmente, cuando desoyendo las recomendaciones de la OMS un grupo de patólogos italianos empezaron a hacer autopsias supimos que los endotelios de diversos vasos sanguíneos, incluidas arterias, estaban dañados, trombosados y en ellos se producía acúmulo de NETs (trampas o redes de cromatina de neutrófilos apoptóticos).

Durante el verano y otoño de 2020, aunque se ha estado repitiendo reiterativamente por el oficialismo y los mass media que estábamos inmersos en supuestos rebrotes y “segundas olas” de covid-19, la clínica y fisiopatología de la citada covid no tenía nada que ver con la epidemia primaveral que se produjo de forma cuasi sincrónica, en muchos países del viejo mundo. Apenas catarros y asintomáticos: casos PCR positivo y alguna neumonía.

Armin Koroknay, un virólogo de la universidad de Zürich, nos confirma en el otoño-invierno de 2020 que el SarsCov2, según el modelo elaborado en Wuhan con la supuesta intención de crear una vacuna contra el VIH, se había extinguido por sí mismo. Su amiga, la patóloga Dra. Schmied de la Universidad de Ulm, utilizando fotos con el electromicroscopio del lavado bronquial de pacientes con Covid y haciendo posteriormente un cultivo celular, encuentra sólo en pacientes inmunodeprimidos con sintomatologia pulmonar, algunas particulas virales, de las cuales las menos son coronavirus. Sobre todo encuentra estafilococos, estreptococos, adenovirus y sorprendentemente, muy frecuentemente, Borrelia, y las Borrelias sabemos que aparecen en inmunosupresión. Curiosamente en el Lyme crónico (en relación con Borrelia burgdorferi) se observa un aumento de la actividad de nagalasa y parece ser que la nagalasa se comporta como antagonista de la vitamina D activa. (1-25-dihidroxi vitamina D).

También sabemos que la bacteria Prevotella spp. (germen oportunista en flora bucal) se ha asociado frecuentemente con covid-grave: (1)

Por otra parte, sabemos que los pesticidas y herbicidas contienen sustancias que se comportan como lipoxinas, es decir, como citocinas depresoras del sistema inmune, y que las personas con obesidad sufren una covid más grave. Como los pesticidas son liposolubles y se acumulan en el tejido adiposo, ésta puede ser una razón de dicha susceptibilidad.

Todo el problema de la covid-19 es con mucha probabilidad un problema de inmunodeficiencia que puede estar inducido por sucesivas vacunaciones debido a infección por gamma-retrovirus contaminantes de dichas vacunas, como ha dicho la viróloga norteamericana Judy Mikovits, o por desregulación de los gamma retrovirus endógenos como pensamos nosotros. Así, cuando la persona sufre un proceso gripal se puede producir un síndrome de ADE o similar (patología TH2) con inflamación sistémica, tormenta de citocinas y daño endotelial: trombosis y acúmulo de NETS, eso es la covid-19 grave.

Según declaraciones a la prensa del inmunólogo Ignacio Melero (Univ. Navarra) la covid-19 grave es una reacción inflamatoria:

“Esta reacción inflamatoria se sabe que está detrás de la muerte de muchos pacientes… Lo que llamamos distrés respiratorio del adulto (SARS) lo precipitan muchos tipos de enfermedades, como la sepsis bacteriana o la pancreatitis aguda o estar en un incendio e inhalar humos tóxicos”,

“Empezamos a tener una foto muy precisa de los mecanismos que provocan la destrucción de tejido y perpetúan y aumentan esa reacción inflamatoria“, dice el inmunólogo. “Otra cosa que sabemos es que algunas de las citocinas que liberan los macrófagos están entre los mejores inductores de NETs en las otras células”.”Nosotros nos estamos centrando mucho en una citocina que se llama interleucina-8″,

“Desde que tenemos los datos preliminares de la netosis, hay una enzima llamada PAD4 que es absolutamente necesaria para que ocurra esta liberación de los NETs que, en principio, se produce para defendernos de bacterias y hongos”. (Esta proteína PAD4 parece desempeñar un papel en el desarrollo de granulocitos y macrófagos que conduce a la inflamación y respuesta inmune).

Publicaciones científicas como la de la fotografía de arriba (2) y otros estudios:

“COVID-19 severity in Europe and the USA: Could the seasonal influenza vaccination play a role?” EBMPHET Consortium1,*

“Hipótesis: Posible interferencia inmunológica entre el Polisorbato 80 de la vacuna antigripal adyuvada y el Sars-CoV-2 como causa de la pandemia por coronavirus” Hospital de Barbastro (Huesca)

O los del biólogo Bartomeu Payeras, correlacionan significativamente la covid grave con la vacunación antigripal previa, por lo que hay fundadas sospechas de que las vacunas de la gripe han podido desencadenar un síndrome tipo ADE o ENFERMEDAD AUMENTADA POR VACUNA, porque contuvieran péptidos inmunosupresores como la nagalasa: Alfa-N-Acetilgalactosaminidasa) que también es una enzima que producen las células cancerosas.

En 1991, el bioquímico japonés Nobuto Yamamoto proclamó que había encontrado un activador de macrófagos con extensas propiedades inmunomoduladoras. Más tarde sus utilidades terapéuticas se extenderían supuestamente a numerosas patologías: autismo, infección por VIH o cáncer.

La Vitamin D-binding protein (DBP o proteína transportadora de vitamina D), también conocida como globulina Gc, es una proteína naturalmente promovida por los linfocitos T y B, perteneciente a la familia de las albúminas, que se asocia a la vitamina D y se encarga de llevarla a los tejidos. Yamamoto proponía que una de estas globulinas gc podía transformarse, tras desglicosilación en las células, en una MAF, o proteína activadora de macrófagos, cambiando el perfil de dichos macrófagos de M2 a M1.

La DBP se considera ya, hay bastantes estudios al respecto (3), como una proteína multifuncional de gran importancia clínica que, entre otras funciones, puede modular la respuesta inmune e inflamatoria.

La nagalasa desglicosila la proteína gc (DBP), que de esta forma ya no puede convertirse en un factor activador de macrófagos (MAF) e induce una potente inmunosupresión. De hecho Yamamoto publicó un trabajo que relacionaba la inefectividad del sistema inmune ante las infecciones con la enzima nagalasa: (4)

“Pathogenic significance of alpha-N-acetylgalactosaminidase activity found in the envelope glycoprotein gp160 of human immunodeficiency virus Type 1”

Es un artículo demoledor cuyo resumen dice lo siguiente:

La proteína de unión a vitamina D3 (proteína Gc) sérica es la precursora del principal factor activador de macrófagos (MAF). La actividad precursora de la proteína Gc sérica se perdió o se redujo en pacientes infectados por VIH. Estos sueros de pacientes contenían alfa-N-acetilgalactosaminidasa (Nagalasa) que desglicosila la proteína Gc del suero. La proteína Gc desglicosilada no se puede convertir en MAF,y, por tanto, pierde la actividad precursora de MAF, lo que conduce a inmunosupresión.

La nagalasa en el torrente sanguíneo de los pacientes infectados por el VIH se unió complementariamente con IgG del paciente, lo que sugiere que esta enzima es inmunogénica, aparentemente un producto génico viral. De hecho, nagalasa fue inducible mediante el tratamiento de cultivos de células mononucleares de sangre periférica de pacientes infectados por VIH con un agente inductor de provirus. Esta enzima fue inmunoprecipitable con suero anti VIH policlonal pero no antienzima constitutiva celular ni antinagalasa tumoral. Los parámetros cinéticos (valor de km de 1,27 mM y pH óptimo de 6,1) de la nagalasa en suero del paciente eran distintos de los de la enzima constitutiva (valor de km de 4,83 y pH óptimo de 4,3).

Esta glicosilasa (nagalasa) debería residir en una proteína de la envoltura vírica capaz de interactuar con los O-glicanos de la membrana celular. Aunque la gp 160 clonada no mostró actividad de nagalasa, el tratamiento de gp160 con tripsina expresó actividad de nagalasa, lo que sugiere que se requiere la escisión proteolítica de gp160 para generar gp120 y gp41 para la actividad de nagalasa. La gp120 clonada mostró actividad de nagalasa mientras que la gp41 no mostró actividad nagalasa.

Dado que la escisión proteolítica de la proteína gp160 es necesaria para la expresión tanto de la capacidad de fusión como de la actividad nagalasa, nagalasa parece ser una base enzimática para la fusión en el proceso infeccioso. Por tanto, nagalasa parece desempeñar un papel doble en la infectividad viral y la inmunosupresión.

Adicionalmente, nagalasa parece estar involucrada en los procesos de degradación de la matriz extracelular que acompañan la invasión de las neoplasias malignas.

Es de destacar también que la DBP aumenta en el suero por los estrógenos (hormonas sexuales femeninas) pero no por andrógenos (hormonas sexuales masculinas) lo que explicaría que los varones suelen sufrir una covid más grave. También disminuye la expresión de DBP en los diabéticos. (5)

Es importante hacer un inciso respecto a inmunosupresión por nagalasa ya que las vacunas para covid-19 se basan todas ellas de una manera u otra en la Spike protein del Sars-CoV-2. Siendo además su dominio más antigénico la subunidad de fusión (S2)

Dicha subunidad de fusión de la proteína espiga, según la secuencia que se ha difundido, contiene cuatro inserciones peptídicas que se corresponden con la proteína gp120 con actividad nagalasa, según demostraron los autores del estudio del Instituto de Tecnología de India (6) que fue retirado rápidamente por presiones políticas pero que fue confirmado por el Virólogo Luc Montaigner, premio Nobel por descubrir precisamente el VIH.

Finalmente resaltar que la actividad nagalasa también se ha comprobado en los sueros de los pacientes infectados con virus de la gripe (influenza) y que reside en la actividad hemaglutinante de dichos virus. Es decir que la nagalasa es un componente intrínseco de la hemaglutinina (HA) de los virus de la gripe, y es precisamente el antígeno HA uno de los que se utiliza para fabricar las vacunas antigripales (7).

Otro modo en que las vacunas antigripales pudieron haber ocasionado un síndrome de tipo ADE es porque sus antígenos sintéticos hayan producido anticuerpos aglutinantes pero no neutralizantes. Cuando la persona enferma de gripe o catarro, sea por contagio o por reacción inflamatoria a su propia carga tóxica, elimina virus endógenos, entonces los anticuerpos no neutralizantes, por reacción cruzada, pueden desencadenar el síndrome de ADE.

¿Qué fue lo que pasó en primavera en España y otros países? Si el síndrome Covid-19 hubiera estado provocado exclusivamente por un virus, sea el Sars-CoV-2 u otro, se habría manifestado de la misma manera en primavera, en verano y en otoño, ¿por qué no ocurrió así? Evidentemente porque el Sars-CoV-2 no era la causa, o al menos no era la única causa.

Otros factores que se han relacionados con la covid-19, además de la vacunación antigripal previa, son las REM, especialmente de tipo 5G y otros tóxicos ambientales que se comportan como favorecedores o desencadenantes de inflamación y, por tanto, inmunoalteradores, especialmente como depresores de la inmunidad celular.

Se discute el papel de las microondas como factor que interfiere con el proceso de inmunidad celular. (8)

Expliquemos el síndrome de ADE (Antibody dependent enhancement) (9) (10)

En el SINDROME de ADE, los anticuerpos facilitan la entrada de virus en las células inmunes de la serie mieloide (macrófagos, y células dendríticas), en vez de producirse la presentación normal del antígeno. Estos virus enteros en el macrófago inhiben la producción de interferón, a través de diversos mecanismos, con lo que disminuye la respuesta inmune innata contra los virus a la vez que éstos se multiplican dentro de la célula. Cuando los nuevos virus salen al exterior del macrófago, aumenta la infección. Los linfocitos activados producen una gran cantidad de citocinas y quimiocinas desencadenando lo que se conoce como “tormenta de citocinas”. Los neutrófilos acuden a las zonas inflamadas para realizar la fagocitosis pero al estar cubiertos de partículas víricas son atacados por linfocitos citotóxicos y células NK y mueren produciéndose en dichas zonas inflamadas acúmulo de NETS (redes de material nuclear de los neutrófilos apoptóticos).

Teóricamente, la mejora inmunológica de la enfermedad puede ocurrir de dos maneras. En primer lugar, los niveles de anticuerpos no neutralizantes o subneutralizantes pueden potenciar la infección por SARS-CoV-2, otros coronavirus, o virus influenza en las células diana. En segundo lugar, los anticuerpos podrían potenciar la inflamación y, por tanto, la gravedad de la enfermedad pulmonar (11). Una descripción general de estas infecciones dependientes de anticuerpos y los efectos de mejora de la inmunopatología se resumen en la siguiente figura:

Figura 1

Mecanismo de la inmunopatología mediada por anticuerpos y ADE. Panel izquierdo: para ADE, la internalización de complejos inmunes está mediada por la activación de los receptores Fc en la superficie celular. La co-ligación de receptores inhibidores da como resultado la inhibición de respuestas antivirales que conduce a una mayor replicación viral. Panel derecho: los anticuerpos pueden causar inmunopatología activando la vía del complemento o la citotoxicidad celular dependiente de anticuerpos (ADCC). Para ambas vías, la activación inmune excesiva da como resultado la liberación de citocinas y quimiocinas, lo que conduce a una patología de la enfermedad aumentada.

Un caso conocido de ADE se produce en el Dengue(12) (13).

Las células presentadoras (macrófagos, monocitos y dendríticas) se activan a través de receptor TLR2 /MyD 88 y activan respuesta TH2 (CD4) con aumento de IL 4,5,6,10 y 13 contribuyendo así a una actividad inflamatoria e inmunodepresora (supresión perfil Th1 y activación perfil Th2) contraria a la eliminación del virus y propicia al daño endotelial, mientras que la elevación de interferón-gamma e interleucina 2 (PERFIL Th1) es beneficiosa.

En el ADE INTRÍNSECO se produce un apagamiento de la inmunidad innata proporcional al aumento de partículas virales y la disminución de la expresión de receptores TOLL (TLRs). De esta manera, la unión de los complejos inmunes a células dendríticas y monociticas disminuye la transcripción de TLRs y aumenta la de SARM y TANK (proteínas que inhiben la expresión de TLRs) en células monocíticas generando un círculo vicioso de replicación viral y estimulación inmune (citocinas)

La supresión de los TLRs conlleva la disminución de la expresión de interferón de tipo I lo cual es crucial para favorecer la replicación viral y el daño endotelial por supresión de la producción de óxido nítrico (potente vasodilatador y antivírico).

En la covid-19 grave hemos visto, gracias a las autopsias, que los endotelios vasculares están dañados y en ellos se han encontrados estos NETs. ¿Son acaso las células endoteliales susceptibles a un determinado virus? ¿Tienen los receptores necesarios para facilitar la entrada en dichas células endoteliales de un determinado virus como el Sars-CoV-2? ¿Por qué los endotelios pulmonares han sido los inicialmente atacados produciéndose la característica neumonía intersticial bilateral?

En primer lugar el receptor ACE2 no se expresa (o apenas lo hace) en células pulmonares y de vías respiratorias, según el artículo revisado por pares (14):

“The protein expression profile of ACE2 in human tissues”

Por esta razón, el supuesto virus Sars-CoV-2, si tiene como receptor a ACE2, no podría dañar directamente el aparato respiratorio, aunque el receptor sí parece expresarse en los pericitos microvasculares de algunos órganos como el corazón.

En la covid-19 grave se ha visto, además del acúmulo de NETs en vasos sanguíneos, alta expresión de Interleuquina 8, citoquina producida por macrófagos y células endoteliales. Su acción principal es proinflamatoria y angiogénica. Es un potente factor quimiotáctico de neutrófilos, en los que induce la expresión de integrinas, favoreciendo su adhesión a células endoteliales.

Otra cuestión que favorecería el daño endotelial es la circulación de tóxicos liposolubles por vía sanguínea, ya que estos atacan las membranas celulares. Pues bien, científicos del hospital de Barbastro respondieron esta cuestión:

Emulsionantes de tipo detergente contenidos en las vacunas de la gripe estacional como Chiromas, cuyo adyuvante MF59C.1 contiene polisorbato-80 y sorbitol trioleato, en una cantidad considerablemente alta (1,175 mg) o Fluzone que contiene triton-100, resultan tóxicos para las células endoteliales al dañar sus membranas y desactivar las C-lectinas que suponen una defensa innata de dichas células contra la invasión de virus. Por tanto, la posible entrada de virus o simplemente ”virus like particles” (antígenos virales contenidos en las vacunas) en células endoteliales de aquellos órganos con mayor red vascular como el pulmón, pudieron ir facilitando un fenómeno inmune de tipo ADE que se desencadenó ante un contagio con virus similares, es decir, los virus de la gripe que circulan todas las temporadas invernales.

Este fenómeno de ADE pudo, a su vez, estar facilitado si las vacunas antigripales contenían algún tipo de péptido con capacidad inmunosupresora así como en aquellas personas que tuvieran en sus organismos cierto acúmulo de tóxicos con capacidad de inmunodepresión. A este respecto es de notar que la Covid-19 grave se produjo con mayor frecuencia en personas con obesidad, incluso jóvenes como ya hemos explicado y es bien sabido que los tejidos adiposos acumulan tóxicos provenientes, en su mayor parte, de los pesticidas y herbicidas que son liposolubles y se comportan como análogos de las Lipoxinas (citocinas con función inmunodepresora).

Por otra parte hay que destacar que ADE también puede ser producido o facilitado por el antígeno HA (hemaglutinina) de las vacunas antigripales:

En el estudio citado a continuación (15), el análisis de citometría de flujo mostró que el mecanismo de entrada del virus en macrófagos de ratones podría ser a través de HA a receptores de virus específicos, o HA más anticuerpo a través de receptores Fc. Estos resultados indican que el ADE de la infección por el virus NWS (influenza A murina) se produce realmente en macrófago murino primario portador del receptor Fc, dependiendo de la concentración de anticuerpo en presencia de la proteasa apropiada para la escisión de HA viral:

“Aumento de la infección del virus influenza A NWS en macrófagos murinos primarios por anticuerpo monoclonal anti-hemaglutinina”

El ADE comienza cuando el virus unido al anticuerpo se une a los receptores Fc activadores para iniciar la endocitosis o fagocitosis mediada por el receptor Fc. Este proceso facilita la entrada del virus en los monocitos, macrófagos y células dendríticas que expresan el receptor Fc. Sin embargo, la unión a los receptores Fc activadores sola es insuficiente para ADE. Esto se debe a que la activación de los receptores Fc desencadena la producción de moléculas de señalización que también inducen la expresión del gen estimulado por interferón (IFN) (ISG), independiente del IFN de tipo I .

Se han observado reinfecciones con CoV humanos y no hay ningún informe de que la infección secuencial sea más grave que la infección primaria. Del mismo modo, tampoco hay pruebas que sugieran que la gravedad del SARS o del MERS esté relacionada con los anticuerpos CoV con reactividad cruzada basal, por lo tanto es necesario que confluyan otros factores causales de inmunodepresión.

El apoyo clínico para la inmunopatología mediada por anticuerpos proviene de la observación de que el SARS grave se manifestó en la semana 3 de la enfermedad, en un momento en que la carga viral del tracto respiratorio estaba disminuyendo debido al aumento de los títulos de anticuerpos (16) .

Además, Ho y sus colegas observaron que los pacientes con SRAS que desarrollan respuestas de anticuerpos en la segunda semana de enfermedad tienen más probabilidades de desarrollar una enfermedad grave en comparación con los que desarrollan anticuerpos en la tercera semana de enfermedad o más tarde (17).

Se estableció un vínculo más directo entre los anticuerpos y la enfermedad en los macacos rhesus chinos, cuando los anticuerpos específicos del SARS-CoV después de la vacunación indujeron una patología pulmonar grave en comparación con los animales no vacunados tras la exposición viral (18)

El ADE o EAM de la infección puede producirse in vitro para muchos virus diferentes, incluido el virus de la inmunodeficiencia humana (19), la gripe o influenza (15) y los virus del Ébola (20). De manera similar, el ADE in vitro de virus de tipo salvaje y virus de pseudotipo, en células derivadas de mieloides que expresan el receptor Fc en presencia de concentraciones subneutralizantes de Ac. de sueros inmunes, también se ha descrito para SARS-CoV y MERS-CoV (21). En el caso de los CoV, se ha demostrado que los anticuerpos pueden unirse a la proteína del pico de superficie exponiendo el virus a la activación proteolítica y la entrada mediada por el receptor Fc (21).

Por otra parte sabemos que la vacunación también puede ocasionar ADE: la vacuna quimérica tetravalente contra el dengue (Dengvaxia) es un ejemplo de ello (22). Otros dos ejemplos notables de enfermedad amplificada inducida por vacuna son el virus respiratorio sincitial (VSR) (23) (24) (25) (26) y el sarampión atípico (27) (28) donde la enfermedad grave fue más prevalente después de la vacunación con viriones inactivados.

El mecanismo exacto de la inmunopatología potenciada por anticuerpos en los modelos de infección por CoV no se comprende bien. Sin embargo, las vacunas contra virus como el VSR mostraron una inmunopatología mejorada similar después de la vacunación. Se ha postulado que las vías efectoras mediadas por anticuerpos son la causa de la inmunopatología mejorada (24) . Además de unirse al antígeno y activar la endocitosis o fagocitosis mediada por el receptor de Fc, los anticuerpos también provocan una serie de respuestas mediadas por Fc, a saber, la activación del complemento y la citotoxicidad celular dependiente de anticuerpos (ADCC).

Sin embargo, una respuesta efectora mediada por Fc aberrante y sobreestimulada también puede conducir a una inmunopatología grave y daños (29) (30). Por ejemplo, un estudio observó que el anticuerpo IgG anti-proteína Spike de pacientes con SARS grave de macacos Rhesus, inmunizados con una vacuna CoV contra el SARS, vectorizada por vacuna de Ankara modificada, condujo a la producción de citocinas proinflamatorias y al reclutamiento de macrófagos inflamatorios en el parénquima pulmonar (18).

También se ha comprobado en ratones que los animales más viejos tienden a responder mal a la vacunación (31) (32).

LAS ENFERMEDADES AUTOINMUNES SUPONEN UNA RESPUESTA INFLAMATORIA AMPLIFICADA Y DESREGULADA.

Respecto a este punto es de notar que las vacunaciones excesivas y prematuras en la vida de un individuo predisponen al desarrollo de un perfil inmunitario Th2 (inmunidad humoral y adquirida) en detrimento del perfil Th1 que es el que prevalece en la inmunidad innata y celular. Es conveniente reflexionar sobre la importancia y función de dichos perfiles inmunológicos.

Cualquier infección vírica se desarrolla en el contexto de nuestro viroma, es decir que, aunque una persona pueda sufrir un contagio vírico por “resonancia” con el individuo enfermo (recordemos que toda persona expuesta a virus no sufre un contagio y que éste depende del estado inmune basal del posible receptor) el proceso infeccioso cursará con expresión o activación de sus propios virus endógenos. Cuando esto ocurre, la señalización vírica marca o “infecta” células dañadas o intoxicadas de manera que no están cumpliendo adecuadamente sus funciones. El perfil de inmunidad Th1 favorecerá la muerte de dichas células y la fagocitosis de los detritus orgánicos produciéndose, a continuación, la renovación celular y la reparación del tejido dañado por la infección.

En el caso de una vacunación, lo que ocurre es que la expresión incompleta de antígenos víricos, desencadena principalmente una respuesta humoral con producción de anticuerpos, es decir, expresión principal del perfil inmune Th2, este perfil es proinflamatorio, provocando una inflamación de bajo grado que puede ser atenuada pero que no es “resolutoria” de ninguna situación tóxica o alterada que hubiera podido desencadenar la infección viral.

Por otra parte, la producción mantenida de Ac contra Ag víricos que son compatibles con Ag expresados por retrovirus endógenos, puede dar lugar a fenómenos autoinmunes o al mantenimiento de un perfil inflamatorio crónico de bajo grado que favorezca la ADE o síndromes similares como el Síndrome hemofagocítico.

En el grupo de trabajo con el que estoy colaborando tenemos la convicción de que Covid-19 es, en realidad, un proceso autoinmune. Me explico:

Es absurdo decir que un mismo virus puede producir cuadros clínicos tan diversos como la ausencia de síntomas, el resfriado leve, la neumonía intersticial bilateral y la vasculitis multiorgánica con tormenta de citoquinas aguda y mortal. Si se producen estas enormes diferencias clínicas es debido al paciente, a su estado inmunológico, no al virus. Por lo tanto urge estudiar qué determina dicho estado inmune.

Por otra parte, se ha visto en las autopsias que lo que se encuentra en los vasos sanguíneos dañados (pues la covid grave es básicamente una vasculitis) es un gran acúmulo de NETs o trampas extracelulares de macrófagos y éstas son características del Lupus Eritematoso Diseminado, enfermedad autoinmune por excelencia y que además de no ser transmisible puede ser ocasionada por reacciones vacunales y diversos químicos tóxicos. Por cierto, el Lupus se trata también con hidroxicloroquina. Otros factores que apoyan la autoinmunidad son el aumento de interleucina 8 y los anticuerpos antiinterferón encontrados en los enfermos de covid grave.

Según un artículo publicado en Science a finales de septiembre:

Bastard y col. identificaron individuos con títulos altos de autoanticuerpos neutralizantes contra IFN-α2 e IFN-ω tipo I en aproximadamente el 10% de los pacientes con neumonía grave por COVID-19. Estos autoanticuerpos no se encontraron ni en personas infectadas que eran asintomáticas, ni en individuos sanos.

La coautora Isabelle Meyts, inmunóloga pediátrica de los Hospitales Universitarios de Lovaina dice, “Nunca ha habido una enfermedad infecciosa explicada a este nivel por un factor en el cuerpo humano. Y no es una cohorte aislada de europeos. Los pacientes son de todo el mundo, de todas las etnias “. Otro hallazgo es que el 94% de los pacientes con anticuerpos que atacan al interferón eran hombres, lo que ayuda a explicar por qué los hombres tienen un mayor riesgo de enfermedad grave.

En un estudio, Jean-Laurent Casanova, genetista de enfermedades infecciosas de la Universidad Rockefeller, y su equipo concluyen que “Al menos el 10% del COVID-19 crítico es un ataque autoinmune.”

Los AC ANTIINTERFERÓN (33) suponen un trastorno de inmunodeficiencia adquirida poco frecuente, caracterizado por la aparición de susceptibilidad a infecciones oportunistas diseminadas (en particular, infección micobacteriana no tuberculosa diseminada, salmonelosis, peniciliosis e infección por el virus de la varicela zoster) en adultos previamente sanos (VIH negativos). Está asociada a la presencia de autoanticuerpos anti-interferón gamma adquiridos. Los hallazgos clínicos característicos incluyen linfadenopatía (cervical o generalizada), fiebre, pérdida de peso y/o lesiones cutáneas reactivas.

En relación con la deficiencia adquirida de interferón es importante destacar su relación con los HERVs (retrovirus endógenos humanos) (34).

Los retrovirus endógenos (ERV) son abundantes en los genomas de mamíferos y contienen secuencias que modulan la transcripción. El impacto de la propagación de ERV en la evolución de la regulación genética sigue siendo poco conocido. Los ERV han dado forma a la evolución de una red transcripcional subyacente a la respuesta de interferón (IFN), una rama importante de la inmunidad innata, y los ERV específicos de linaje han dispersado numerosos potenciadores inducibles por IFN de forma independiente en diversos genomas de mamíferos.

Aunque estas secuencias reguladoras probablemente surgieron de virus antiguos, ahora constituyen un depósito dinámico de potenciadores inducibles por IFN que alimentan la innovación genética en las defensas inmunitarias de los mamíferos.

La prevalencia de potenciadores inducibles por IFN en los LTR de estos antiguos retrovirus no es una coincidencia, sino que puede reflejar adaptaciones virales anteriores para explotar las vías de señalización inmunitaria que promueven la transcripción y replicación viral . De hecho, varios virus existentes, incluido el VIH, poseen elementos reguladores cis inducibles por IFN.

A este respecto recordar la secuencia peptídica del VIH encontrada en la spike protein del Sars-CoV-2 y estudiada en el artículo citado: “Uncanny similarity of unique insert in the 2019-nCoV spike protein to HIV-1 Gp 120 and Gag” (Pashant Pradham et alt.) De la que también se hizo eco el Premio Nobel Luc Montaigner.

SINDROMES HEMOFAGOCITICOS

Otro tipo de fenómenos y síndromes clínicos relacionados con la covid-19 grave y que pueden guardar estrecha relación con la autoinmunidad son los llamados síndromes hemofagocíticos.

El síndrome hemofagocítico (SHF) o linfohistiocitosis hemofagocítica es una entidad clínica con elevada mortalidad, típicamente reconocida en la edad pediátrica, sin un correcto tratamiento puede ser fatal: el riesgo de una rápida progresión a fallo multiorgánico y de afectación del sistema nervioso central con secuelas a largo plazo son las consecuencia más graves de un retraso diagnóstico (35) (36).

Los síntomas iniciales suelen ser fiebre y afectación progresiva del estado general y el factor desencadenante puede ser infeccioso, oncológico, autoinmune o metabólico.

Los síndromes hemofagocíticos (SPH) son afecciones raras que ponen en peligro la vida y se caracterizan por una sobreestimulación del sistema inmunológico que conduce a inflamación sistémica, hipercitocinemia insuficiencia multiorgánica. Se dividen a grandes rasgos en linfohistiocitosis hemofagocítica primaria (HLH) y síndromes hemofagocíticos secundarios..

La HLH primaria es causada por mutaciones genéticas que alteran la función citotóxica de los linfocitos T citotóxicos y asesinos naturales (NK) y, por lo general, están presentes en la infancia y la niñez. HLH primario incluye HLH familiar (fHLH), donde los pacientes tienen mutaciones autosómicas recesivas en diversos genes (Perforin(PRF1), MUNC 13-4 (UNC13D), MUNC 19-2 (STXBP2) y sintaxina 11 (STX11).

 La HLH primaria también incluye otros síndromes de inmunodeficiencia hereditaria como el síndrome de Chédiak-Higashi , el síndrome de Griscelli y el síndrome de Hermansky-Pudlak tipo II. 

Los síndromes hemofagocíticos secundarios generalmente afectan a adolescentes y adultos y no están asociados con defectos genéticos conocidos, aunque se han informado casos raros de fHLH después de los 70 años.

SINDROME HEMOFAGOCITICO SECUNDARIO

En el SPH secundario o reactivo, a menudo hay una “condición predisponente” asociada que causa una desregulación inmunológica , como una neoplasia maligna (en particular linfoma), inmunodeficiencia o enfermedad autoinmune, y / o un “desencadenante”, más comúnmente una infección como la del virus de Epstein-Barr. En algunos casos, no se identifica un proceso patológico asociado (37).

El SPH también puede denominarse síndrome de activación de macrófagos (MAS) cuando se presenta en pacientes con enfermedades autoinmunitarias como artritis idiopática juvenil enfermedad de Still del adulto y lupus eritematoso sistémico (38). La activación inmunitaria patológica que caracteriza a HPS / HLH puede ser difícil de distinguir de la activación fisiológica de macrófagos. Por ejemplo, ni la presencia ni la cantidad de hemofagocitosis en las biopsias de médula ósea son específicas de HPS / HLH.

CONCLUSIONES

1.- La covid-19 grave es un síndrome de inmunidad alterada y no una enfermedad infecciosa.

2.- No está producida por un virus, sea el Sars-CoV-2 u otro. Puede, en todo caso, estar desencadenada por una infección vírica en determinadas circunstancias.

3.- Para que se produzca covid-grave es necesario que concurran determinadas situaciones fisiopatológicas e inmunopatológicas previas que pueden haber sido propiciadas por vacunaciones anteriores, especialmente la vacunación antigripal.

4.- Igualmente, determinadas condiciones metabólicas como diabetes, obesidad, y deficiencias de vitamina D activa, son determinantes en la Covid-19.

4.- Por esta razón planteamos la covid-19 grave como un síndrome Hemofagocitico o de Enfermedad Aumentada por la Vacuna antigripal.

5.- Otros factores coadyuvantes serían aquellos capaces de inducir inmunodepresión, especialmente linfopenia, como es el caso de la exposición a REM especialmente las de alta potencia como la 5G y la proximidad a antenas emisoras, los pesticidas y herbicidas, metales pesados y otros tóxicos ambientales.

6.- Los tratamientos con antivirales e inmunodepresores son totalmente inadecuados, mientras que el tratamiento temprano con antiinflamatorios u otros tratamientos no convencionales como los tratamientos oxidativos (ozonoterapia, peróxido de hidrógeno o dióxido de cloro) serían los más indicados.

 

BIBLIOGRAFÍA

 

1.- “Las proteínas Prevotella sobreexpresadas asociadas a COVID-2019 mediadas por interacciones huésped-patógeno y su papel en el brote de coronavirus.”

Abdul Arif KhanZakir Khan (Bioinformatics 2020)

2.- “Asociación positiva entre las muertes por COVID-19 y las tasas de vacunación contra la influenza en las personas mayores en todo el mundo”

Christian Wehenkel (Peer journal, 2020)

3.- “Vitamin D binding protein: a multifunctional protein of clinical importance.”

Marijn M Speeckaert et alt.( Epub 2005).

4.- “Pathogenic significance of alpha-N-acetylgalactosaminidase activity found in the envelope glycoprotein gp160 of human immunodeficiency virus Type 1″

Nobuto Yamamoto (Pub Med, 2006)

5.- “Vitamin D Binding Protein: A Historic Overview”

Roger Bouillon (Front. Endocrinol. 2020)

6.- “Uncanny similarity of unique inserts in the 2019-nCoV spike protein to HIV-1 gp120 and gag.”

Prashant Pradhan et alt. (BioRXiv, preprint. 2020)

7.- “Pathogenic significance of alpha-N-acetylgalactosaminidase activity found in the hemagglutinin of influenza virus”

Nobuto Yamamoto Masahiro Urade (Microbes and Infection, 2005)

8.- “Microwaves and cellular immunity: I. Effect of whole body microwave irradiation on tumor necrosis factor production in mouse cells.”

E.E Fesenko (Bioelectrochemistry and Bioenergetics, 1999)

9.- “Molecular mechanism for antibody-dependent enhancement of coronavirus entry.”

Wan Y.( J Virol. 2020)

10.-Antibody-dependent enhancement of SARS coronavirus infection and its role in the pathogenesis of SARS.”

Yip M.S.(Hong Kong Med J. 2016)

11.-Is antibody-dependent enhancement playing a role in COVID-19 pathogenesis?”

Negro Francesco (Swiss Med Wkly. 2020)

12.- “Antibody- dependent enhancement in the inmunopathogenesis of severe dengue, implications for the development and use of vaccines.”

B. Alejandro Cácers Munar et alt. (Acta Colombiana 2019)

13.- “Dengue viruses and mononuclear phagocytes. I. Infection enhancement by non-neutralizing antibody.”

S B HalsteadE J O’Rourke (Pub Med 1977)

14.-The protein expression profile of ACE2 in human tissues.”

Feria Hikmet et alt. (Mol. Syst. Biol. 2020)

15.- “Infection enhancement of influenza a NWS virus in primary murine macrophages by anti-hemagglutinin monoclonal antibody.”

Ochiai H. et alt. (J Med Virol. 1992)

16.-Clinical progression and viral load in a community outbreak of coronavirus-associated SARS pneumonia: a prospective study.”

Peiris J.S. et alt Lancet. 2003

17.-Neutralizing antibody response and SARS severity.”

Ho M.S. et alt. (Emerg Infect Dis. 2005)

18. “Anti-spike IgG causes severe acute lung injury by skewing macrophage responses during acute SARS-CoV infection.”

Liu L. et alt (JCI Insight. 2019)

19.- “Antibody-dependent enhancement of human immunodeficiency virus type 1 infection.”

Robinson J.R. et alt. (Lancet. 1988)

20.- “Infectivity-enhancing antibodies to Ebola virus glycoprotein.”

Takada A. et alt. (J Virol. 2001)

21.- “Antibody-dependent sars coronavirus infection is mediated by antibodies against spike proteins.”

Wang S.F. et alt. (Biochem Biophys Res Commun. 2014)

22.- “Effect of dengue serostatus on dengue vaccine safety and efficacy.”

Sridhar S. et alt (N Engl J Med. 2018)

23.- “An epidemiologic study of altered clinical reactivity to respiratory syncytial (RS) virus infection in children previously vaccinated with an inactivated RS virus vaccine.”

Kapikian A.Z. et alt (Am J Epidemiol. 1969)

24.- “Respiratory syncytial virus disease in infants despite prior administration of antigenic inactivated vaccine.”

Kim H.W.( Am J Epidemiol. 1969)

25.- “Respiratory virus immunization. I. A field trial of two inactivated respiratory virus vaccines; an aqueous trivalent parainfluenza virus vaccine and an alum-precipitated respiratory syncytial virus vaccine.”

Fulginiti V.A. et alt. (Am J Epidemiol. 1969)

26.- “Field evaluation of a respiratory syncytial virus vaccine and a trivalent parainfluenza virus vaccine in a pediatric population.”

Chin J. et alt. (Am J Epidemiol. 1969)

27.- “Immunoglobulin g antibody-mediated enhancement of measles virus infection can bypass the protective antiviral immune response.”

Iankov I.D. et alt (J Virol. 2006)

28.- “Measles immunization with killed virus vaccine. Serum antibody titers and experience with exposure to measles epidemic.”

Raug L.W. et alt.(Am J Dis Child. 1965)

29.- “Fc-Mediated antibody effector functions during respiratory syncytial virus infection and disease.”

Van ERP E.A. et alt. (Front Immunol. 2019)

30.- “Antibody-mediated complement activation in pathology and protection.”

Goldberg B.S. et alt. (Immunol Cell Biol. 2020)

31.- “A double-inactivated severe acute respiratory syndrome coronavirus vaccine provides incomplete protection in mice and induces increased eosinophilic proinflammatory pulmonary response upon challenge.”

Bolles M. (J Virol. 2011)

32.- “Vaccine efficacy in senescent mice challenged with recombinant SARS-CoV bearing epidemic and zoonotic spike variants.”

Deming D. et alt. (PLoS Med. 2006)

33.- “Sars-CoV-2 ORF3b is a potent interferon antagonist whose activity is further increased by a naturally occurring elongation variant.”

Yoriyuki Konno et alt. (Cell reports 2020)

34.- “Regulatory evolution of innate immunity through co-option of endogenous retroviruses.”

Edward B. Chuong et alt.(Science 2016)

35.- “Sindromes hemofagocíticos: La importancia del diagnostico y tratamiento precoces.”

Itziar Astigarraga et alt. (Anales de pediatría 2018)

36.- “Hemophagocytic síndromes (HPSs) including hemophagocytic lymphohistiocytosis (HLH) in adults: A systematic scoping review.”

Anna Hayden et alt.(Elsevier, 2016)

37.- “Diagnostic and therapeutics guidelines for hemophagocytic lymphohistiocytosis.”

Henter J. et alt.(Pediatr. Blood Cancer, 2007)

38.- “Hemophagocytic syndrome in patiens with systemic autoimmune diseases: analysis of 30 cases.”

Fukaya S. et alt (Rheumatology, 2008)

Publicado el Deja un comentario

Covid-20: primera semana de la campaña de micromecenazgo.

Colecta total a 28 de diciembre de 2020: 1235 €.

Queridos amigos, muchas gracias a todos por vuestro apoyo, y especialmente por todos los bellos mensajes que hemos recibido, auténticas inyecciones de ánimo y esperanza. Es muy posible que finalmente no necesitemos activar una plataforma especializada de crowdfunding pues ya hemos recaudado más de la cuarta parte de lo que necesitamos para cubrir los costes de gestión y producción del dossier. Hemos valorado que una financiación inicial de 4000 euros, más el apoyo de nuestro fondo editorial, sería la cantidad mínima necesaria para hacer el proyecto viable, siendo 6000 la cantidad ideal.

Vamos a continuar con la campaña al menos hasta el 31 de enero. Os recordamos que podéis consultar  en este enlace toda la información para participar. Nuestra previsión es tener el primer dossier impreso en castellano para abril o mayo de este año, y en inglés para el mes de julio.

Amigos un enorme gracias también por todos los esfuerzos de difusión que estáis haciendo, nesitamos seguir moviendo esto unas semanitas más, un abrazo lleno de esperanza y felices fiestas a todos!

Enlaces:

Videopresentación

Información para participar

Presentación en Scabelum Tv (minuto 32)

 

 

Publicado el 4 comentarios

Arranca el proyecto CoVid20

Pincha en la imagen para acceder al programa completo

(presentación del proyecto a partir del minuto 32)

Ayer jueves 17 de diciembre estuvimos con Luis de Miguel presentando el nuevo proyecto editorial CoVid20, una publicación que va a reunir nada menos que a 20 autores de diferentes países, que creemos han sido muy significativos durante esta crisis. Podéis vernos a partir del minuto 32 del programa 34 de Scabelum Tv.

Agradecemos profundamente a Luis de Miguel y todo su equipo por haber creado este espacio de comunicación sin censuras tan necesario, y haber podido arrancar la campaña de tan buena manera 🙂

Como comentamos en la presentación, debido a las dificultades para conseguir que nuestro proyecto sea acogido por una plataforma de crowdfunding convencional, por el momento hemos iniciado un sistema casero de micromecenazgo ¡necesitamos vuestra ayuda para sacar adelante este proyecto! Tenéis toda la información disponible en https://cauac.org/v20

Y os recordamos que podéis suscribiros a nuestro canal de Telegram en https://t.me/CAUACEDITORIAL

Gracias de corazón por vuestro apoyo, seguimos!

Publicado el Deja un comentario

Segundo año del Proyecto Arrendajo

El Proyecto Arrendajo vuelve con fuerza en su segundo año.

La bellota fue un pilar fundamental de los pueblos indígenas libres de la Península Ibérica, y en esta iniciativa popular late con fuerza ese rescate de lo vernáculo, del pueblo emancipado, de la cooperación, la soberanía alimentaria, y por supuesto de la regenaración de los montes y la naturaleza de nuestra amada Tierra.

En estos tiempos críticos en los que las instituciones se han vuelto más tiránicas que nunca y deterioran la salud de las personas aislándolas de sus fuentes más importantes, como la naturaleza, la convivencialidad y el contacto humano o el aire libre, la propuesta del Proyecto Arrendajo cobra más fuerza y sentido que nunca, ¡salgamos al monte a recolectar y sembrar, a celebrar la vida, a rescatar nuestra relación con la Tierra, nuestra indigeneidad, nuestra soberanía, y por supuesto nuestra salud, vitalidad y alegría! ¡Allí nos vemos!

Enlaces:

Comienza el segundo año del Proyecto Arrendajo

Presentación original del proyecto

Publicado el 3 comentarios

La vacuna de la gripe y el Covid-19

 

Nota editorial: Este artículo fue originalmente publicado en Home Vaccine Education Network y posteriormente traducido al castellano en el blog Contra el encierro de la gente.  Hemos revisado la traducción e introducido algunas notas. No compartimos necesariamente todas las interpretaciones de los resultados estadísticos, sin embargo consideramos que este estudio es fundamental por la abundancia de información significativa que revela, tanto acerca de la situación de 2020 como de la evolución histórica de la vacunación de la gripe.

_____________________________________________________________

LA VACUNA DE LA GRIPE Y EL COVID 19

Inyección antigripal, infección mortal

¿Qué tienen en común los países de Bélgica, Perú, el Reino Unido, España, Italia, Chile, Suecia, los EE.UU., México y Francia? Estos países, los diez primeros en mortalidad por COVID-19 (al 24 de agosto de 2020, según la Johns Hopkins University), inyectaron a más del 49% de su población anciana con la vacuna de la gripe. Esto contrasta fuertemente con los países del extremo inferior, con tasas de mortalidad/población hasta cuatro órdenes de magnitud menores: Ruanda, Tailandia, Mozambique, Sri Lanka, Papúa Nueva Guinea, Uganda, Tanzania, Taiwán y Vietnam: con la excepción de una tasa de vacunación del 49% en Taiwán, las tasas de vacunación antigripal en estos países son extremadamente bajas. Si bien cabe objetar que estos países pueden carecer de capacidad para realizar pruebas, un cuidadoso estudio serológico de múltiples países de África ha demostrado que, si bien en realidad se pasaron por alto muchos casos, ello se debe a que los residentes no estaban de hecho muy enfermos (mientras que el número de personas con anticuerpos contra el COVID en Kenya, por ejemplo, era similar al de España, los hospitales nunca se vieron desbordados ni se registró un exceso de muertes). De cualquier manera que observemos los datos -tanto entre continentes como dentro de ellos-, las tasas más altas de vacunación contra la gripe claramente parecen transformar un gran número de casos de COVID de una enfermedad leve a una grave. Dado que las vacunas contra la gripe están siendo impulsadas agresivamente e incluso en algunos casos obligatoriamente para el otoño del 2020, es fundamental que los ciudadanos y los profesionales médicos revisen el tema. Por favor, siga leyendo para obtener datos, referencias y fuentes.

Cunningham, (2020) publicó una lista de los índices de cobertura de la vacuna de la gripe en los países europeos frente a sus índices de mortalidad por COVID-19. Sus datos se ponen en un gráfico a continuación, actualizados hasta el 16 de julio y complementados con todos los demás países para los que pudimos encontrar datos de la vacuna contra la gripe. Esto incluye a los Estados Unidos, Canadá, Nueva Zelanda, Japón, Islandia, Israel y Corea del Sur. Debido a que las pruebas e informes de COVID-19 pueden ser inconsistentes entre los países, también proporcionamos la tasa máxima de exceso de mortalidad total desde enero de 2020, en forma de puntuación estadística z para los países para los que estaba disponible. Los datos completos y las fuentes se dan al final de este artículo. Todos los datos de cobertura de la vacuna contra la gripe son del 2019, si están disponibles, o del 2018.

Gráfico de arriba: Relación del porcentaje de mayores de 65 que recibieron la vacuna de la gripe con las muertes COVID por millón de habitantes. [r=0.45; N=31]: La probabilidad de que estas dos variables estén relacionadas es del 99%.

Gráfico de arriba: Relación entre el porcentaje mayores de 65 años que recibieron la vacuna de la gripe y el pico de muertes en exceso durante la epidemia COVID a 16 de Julio 2020. [r=0.61; N=15]: La probabilidad de que estas dos variables estén relacionadas es del 98,5%.

 

Hay varios mensajes importantes de estos gráficos:

1) Los países con una alta cobertura de la vacuna contra la gripe, hasta de julio de 2020, sufrieron hasta 20 veces más muertes por COVID-19 por millón de habitantes que los países con una cobertura baja.

2) Parece haber un PUNTO DE INFLEXIÓN que se produce en el 45%-50% de cobertura de la vacuna contra la gripe. Por debajo o por encima de este punto hay poca correlación entre la cobertura de vacunación y la mortalidad con COVID, pero la tasa media de mortalidad en los países con cobertura por encima del punto de inflexión es significativamente mayor. Esto indica que cuando se alcanza una cierta densidad de personas especialmente vulnerables al COVID por vacunación de la gripe, los grupos conectados de vulnerabilidad se extienden a todo el sistema (es decir, se alcanza el “umbral de percolación” [threshold percolation]), generándose bruscamente resultados mucho peores.

 

LAS ALTAS TASAS DE VACUNACIÓN DE LA GRIPE PODRÍAN HACER MÁS LETALES LAS INFECCIONES INDIVIDUALES POR COVID

El total de muertes COVID por millón de habitantes puede desglosarse así: Total muertes=casos/millón x muertes/caso. Cuando tomamos estos dos factores individualmente, encontramos que ambos están afectados por las tasas de vacunación de la gripe, pero que muertes/caso es el que puede ser afectado más fuertemente. Esto indica que cuando el virus llega a una cadena de individuos que han recibido todos la vacuna de la gripe puede de alguna manera volverse más peligroso, tal vez porque las personas están transmitiendo cargas virales más altas o porque el virus cambia de alguna manera. El único país que tiene una alta tasa de muertes/caso a pesar de una relativamente baja vacunación contra la gripe es Hungría, que es el único país que utiliza una vacuna contra la gripe adyuvada con aluminio. Con los datos existentes no se puede observar un impacto claro del uso de otros adyuvantes o de vacunas de alta potencia (véanse las fuentes más adelante). Como prueba de que vacunación antigripal es la causa principal que hace que el COVID sea más letal (y no simplemente de que haya más contagios), en este artículo sobre África se hace referencia a todos los países con tasas de vacunación antigripal muy bajas y se revela que el COVID se propaga fácilmente entre esas poblaciones, pero causa un número de muertes extremadamente bajo.

Gráfico de arriba: Relación entre el porcentaje de mayores de 65 años en residencias que recibieron la vacuna de la gripe y el número de casos COVID por millón de habitantes.

Gráfico de arriba: Relación entre el porcentaje de mayores de 65 años en residencias que recibieron la vacuna de la gripe y el número de muertes/casos COVID.

LA VACUNA DE LA GRIPE TAMBIÉN CORRELACIONADA CON EL EXCESO DE MUERTES EN EL 2017

En 2017 hubo un exceso de mortalidad inusualmente alto durante la temporada de gripe en Europa causado por una gripe A (H3N2) para la que la vacuna no estaba bien adaptada. Como se explica más adelante, la vacuna contra la gripe puede aumentar la vulnerabilidad a cualquier infección no cubierta específicamente por la vacuna. Por lo tanto, cabe esperar que aumente la mortalidad en cualquier año en que el principal agente patógeno peligroso en circulación no sea una cepa específica de la vacuna contra la gripe. En el 2017 vimos exactamente el mismo patrón que en 2020: más muertes en exceso en los países con mayor cobertura de vacuna antigripal, con un potencial punto de inflexión nuevamente en la tasa de cobertura del 50% y también otro potencial punto de inflexión en la cobertura del 30% (también vemos indicios de algún comportamiento crítico en el 30% en los datos del COVID). Alternativamente, también sería posible ajustar una relación lineal con estos datos. Este conjunto de datos es más sencillo, ya que ningún país estaba tomando medidas de distanciamiento social extremo en 2017.

Gráfico de arriba: Relación entre el porcentaje de mayores de 65 años en residencias que recibieron la vacuna de la gripe en el 2017 y el pico del esceso de mortalidad de ese año. [r=0.64; N=15]: La probabilidad de que estas dos variables estén relacionadas es del 99%.

CORRELACIÓN ENTRE LA COBERTURA DE LA VACUNA DE LA GRIPE Y LA MORTALIDAD COVID-19 REGISTRADA EN EEUU

No se puede ver ninguna correlación entre la cobertura de la vacuna contra la gripe en la población mayor de 65 años estado por estado en 2020 y las muertes por COVID por millón de habitantes en los Estados Unidos. Sin embargo, si volvemos al año 2019 (véase el enlace de datos más abajo), encontramos que todos los estados tenían una cobertura de vacunación de más del 50% en la población de edad avanzada (N. del T.: es decir, por encima del punto de inflexión). Los datos de más arriba muestran que la cifra del 50% en las tasas de vacunación antigripal en 2018 o después es un punto de inflexión (la tasa media de mortalidad por COVID para una cobertura >50% es mucho más alta que para una cobertura <50%), pero que sin embargo el aumento de los valores por encima del 50% no causa un aumento adicional significativo. Sí vemos una correlación estadísticamente significativa cuando observamos las tasas de vacunación de toda la población mayor de 18 años en cada estado para la temporada 2018/2019 (N. del T.: donde observamos una variabilidad mayor que en el caso de la cobertura vacunal a mayores de 65), y una correlación aún más poderosa cuando observamos las tasas de vacunación de los niños (de nuevo, temporada 2018/2019). Para todos los adultos el punto de inflexión es de nuevo alrededor del 45% – 50%, mientras que para los niños hay un pequeño punto de inflexión alrededor del 63% y uno mucho más grande alrededor del 69%. Todos los estados con una alta tasa de mortalidad por COVID, incluyendo Nueva York, tienen una alta tasa de vacunación de niños contra la gripe. Dado que las muertes infantiles siguen siendo bajas, esto debe indicar que los niños transmitieron una infección más letal a los mayores, lo que indica de nuevo la vacuna de la gripe juega el rol de hacer que los individuos se trasmitan entre sí casos más graves de COVID-19. Los datos de mortalidad de COVID-19 son de mediados de julio del 2020.

Gráfico de arriba: Relación entre el porcentaje de mayores de 65 años que recibieron la vacuna de la gripe y las muertes COVID por millón de habitantes en los Estados de EEUU.

Gráfico de arriba: Relación entre el porcentaje de mayores de 18 años que recibieron la vacuna de la gripe y las muertes COVID por millón de habitantes en los Estados de EEUU. [r=0.257; N=49]: La probabilidad de que estas dos variables estén relacionadas es del 92.59%.

Gráfico de arriba: Relación entre el porcentaje de niños entre 6 y 18 años que recibieron la vacuna de la gripe y las muertes COVID por millón de habitantes en los Estados de EEUU. [r=0.56; N=51]: La probabilidad de que estas dos variables estén relacionadas es del 99.999%.

 

Gráfico de arriba: Media de muertes COVID por millón de habitantes en 1) Los Estados de EEUU con <45% de los adultos vacunados de la gripe. 2) Los Estados de EEUU con más del 45% de los adultos vacunados de la gripe.

Gráfico de arriba: Media de muertes COVID por millón de habitantes en 1) Los Estados de EEUU con <69.5% de los niños vacunados de la gripe. 2) Los Estados de EEUU con más del 69.5% de los adultos vacunados de la gripe.
 

NUEVOS DATOS Y DATOS ACTUALIZADOS: AGOSTO 2020

Recientemente hemos encontrado datos de la cobertura de la vacuna contra la gripe en 2018 para las Américas proporcionados por la OPA [Organización Panamericana de la Salud]. Se puede acceder al conjunto de datos originales aquí. Los datos en forma de gráficos, con las muertes por COVID/millón de habitantes obtenidos el 13 de agosto de 2020, por sí mismos muestran los mismos resultados que los datos europeos, con un claro cambio hacia mayores muertes por COVID cuando se vacuna alrededor del 50% de la población.

Gráfico de arriba: Norte y Sur América. Relación del porcentaje de ancianos que recibieron la vacuna de la gripe en el 2018 con las muertes COVID por millón de habitantes.
 

Después hemos combinado los datos de la OPS con el conjunto de datos originales, y hemos vuelto a acceder a todas las tasas de mortalidad del COVID a fecha 14 de agosto del 2020 para hacer el siguiente conjunto global de datos, que consiste principalmente en datos de Europa y de las dos Américas (N. del T.: estas regiones son, con mucha diferencia, las áreas del mundo tanto con mayores tasas de cobertura vacunal como con mayores tasas de mortalidad por Covid). Todos los datos de cobertura de la vacuna contra la gripe son del 2018 o del 2019.

Gráfico de arriba: Las dos Américas y Europa. Relación del porcentaje de ancianos que recibieron la vacuna de la gripe con las muertes COVID por millón de habitantes. [r=0.44; N=46]: La probabilidad de que estas dos variables estén relacionadas es del 99%.
 

Obsérvese que el conjunto de datos, así como los subconjuntos de Europa y América, muestran claramente que el COVID-19 se vuelve repentinamente mucho peor una vez que la cobertura de la vacuna contra la gripe supera el valor crítico de aproximadamente el 50%.

Probablemente ha escuchado muchas veces que “la correlación no implica causalidad”. La causalidad está implícita, sin embargo, cuando hay una ciencia sólida e independiente que apoya y explica una relación casual. En el caso de la vacuna contra la gripe hay múltiples estudios, incluido uno del tipo “doble ciego” y controlado con placebo, que han demostrado que la vacuna contra la gripe aumenta la susceptibilidad a otras infecciones [Un estudio “doble ciego” es cuando ni los pacientes participantes en el estudio, ni los investigadores mismos, saben a qué participante se le ha dado el medicamento a probar y a qué paciente se la ha dado un placebo. Esto solo se desvela al final del estudio]. A continuación se presenta esta ciencia, comenzando con los antecedentes de la vacuna contra la gripe y los científicos que han argumentado en contra de ella durante años.

 

LA VACUNA DE LA GRIPE: NUNCA APOYADA POR LA CIENCIA

En 1972, el Dr. John Anthony Morris informó a sus superiores de la FDA de los resultados de su investigación sobre la vacuna contra la gripe: Un distinguido doctor e investigador del gobierno, el Dr. Morris había sido comisionado 13 años antes para justificar científicamente los planes de la FDA de expandir ampliamente el programa de vacunación contra la gripe. Sin embargo, para su expectante audiencia, sus resultados fueron totalmente decepcionantes. El Dr. Morris informó que la vacuna contra la gripe no proporcionó ningún beneficio neto mensurable, en parte porque el producto inyectado no estimuló la producción de anticuerpos en los pulmones, permitiendo así la replicación viral en esta área sensible. Más tarde se observó que la falta de beneficio también se debía a la capacidad de la vacuna antigripal de aumentar la vulnerabilidad a los virus no cubiertos por la inyección, entre ellos cepas de gripe diferentes y diferentes virus respiratorios peligrosos por sí mismos. La conclusión del Dr. Morris de que la vacuna antigripal no aporta ningún beneficio neto se ha verificado repetidamente con datos contemporáneos, entre ellos un estudio de Simonsen et al. (2005) en el que se determinó que el gran aumento de la vacunación antigripal de los ancianos entre 1980 y 2001 no logró reducir la mortalidad en la temporada de gripe, y un estudio realizado en Gran Bretaña en el que se determinó que el gran aumento de la adopción de la vacuna antigripal por parte de las personas que acababan de cumplir 65 años (frente a las que eran un poco más jóvenes) no supuso ninguna disminución de las hospitalizaciones ni de las muertes.

Corrupción, no Salud Pública

Dados los contundentes resultados de la investigación del Dr. Morris, la única ventaja de la vacuna contra la gripe podría ser llenar los bolsillos de las grandes farmacéuticas, y debería haberse legislado para que dejara de existir. Desafortunadamente, la íntima relación entre la FDA, los CDC y la industria farmacéutica, bien documentada hoy en día, no es un fenómeno nuevo. En lugar de reconsiderar el programa de vacunación, los supervisores del Dr. Morris cerraron rápidamente su laboratorio y bloquearon la publicación de sus resultados. Dando un suspiro de alivio porque la ciencia bien hecha no se iba a poner en el camino de sus beneficios, las grandes farmacéuticas continuaron presionando para la expansión del mercado de la vacuna contra la gripe. Incluso si no se obtenía un gran beneficio en los años normales, argumentaban, era importante contar con la fabricación para producir rápidamente grandes cantidades de vacunas para salvar al mundo durante la siguiente pandemia grave (History of Vaccines, de Arthur Allen).

¿La vacuna de la gripe hace que una pandemia de gripe sea… peor?

En 2009 se produjo la primera gran pandemia de gripe después de que la vacunación masiva contra la gripe se hubiera hecho realidad. Las grandes farmacéuticas produjeron heroicamente millones de dosis de vacuna contra la gripe pandémica. Lamentablemente, la mayoría de las dosis no se pusieron a disposición del público en general hasta que la pandemia estuvo a punto de terminar. Además, se produjo el inconveniente de que las personas que habían tomado obedientemente la vacuna contra la gripe estacional el año anterior tenían más probabilidades de desarrollar una enfermedad de gripe pandémica que requiriera atención médica. Los expertos en salud pública se sorprendieron por estos hallazgos pero mantuvieron la boca cerrada mientras las grandes farmacéuticas y las agencias gubernamentales que patrocinan utilizaron la atención pública sobre la gripe en 2009 como un trampolín para impulsar un programa de vacunación contra la gripe aún más amplio. Por primera vez se recomendó la vacuna contra la gripe para todos los ciudadanos estadounidenses, especialmente los niños, que para 2020 eran los mayores consumidores de la vacuna, a pesar de la falta de pruebas de beneficio y del mercurio que se permitió que mantuviera.

La vacuna contra la gripe promociona otros virus

Como se ha mencionado anteriormente, el año 2009 no fue una anomalía; la vacuna contra la gripe aumenta normalmente la tasa de infección con otros patógenos, lo que anula cualquier beneficio de la vacuna. Si bien muchos de los estudios sobre este fenómeno funcionaron con pacientes que habían elegido libremente si recibir la vacuna antigripal o no (Dierig y otros, 2014), un estudio cumplió el criterio de referencia de ensayo ciego, aleatorio y controlado con placebo (Cowling y otros, 2012). En general se ha ido creando la hipótesis de que el mecanismo del aumento de las enfermedades no relacionadas con la gripe es la interferencia viral –la observación de que una enfermedad de virus puede bloquear a otros-, sin embargo Riken y otros (2018) comprobaron que el aumento de las infecciones no relacionadas con la gripe comienza en los primeros 14 días después de recibir la vacuna antigripal, antes de que se haya desarrollado la inmunidad a la gripe. Esto indica que, al igual que la vacuna DTP y otras vacunas de patógenos inactivados, la vacuna genera cambios no específicos en el sistema inmunológico que aumentan la vulnerabilidad a otras infecciones determinadas. La mayoría de los estudios sobre la vacuna antigripal se han centrado en los niños, o han encontrado resultados estadísticamente significativos sólo en niños, sin embargo un estudio para encontrar un efecto en adultos encontró que mientras la vacuna antigripal parecía ofrecer protección cruzada contra ciertos patógenos para esta población, la vulnerabilidad a varios otros patógenos, incluyendo el coronavirus, fue específicamente incrementada. Este estudio se refería a los “viejos” coronavirus, no al COVID-19. Sin embargo quedó firmemente establecido el potencial de la vacuna contra la gripe para alimentar el COVID-19 y, como demostramos anteriormente, ahora puede verse claramente en los datos COVID.

__________________________________________________________________

 

Descargue los datos y haga su propia investigación:

COVID y vacuna de la gripe por pais, formato xls.

COVID y vacuna de la gripe por Estado (de EEUU), formato xls.

COVID y vacuna de la gripe por país, formato de testo simple delimitado por TABuladores.

Conjunto espandido y actualidado de datos Agosto 2020.

– Mucha más información y referencias en Home Vaccine Education Work.

– Además, aquí se listan y analizan los estudios que últimamente aparecen intentando desmentir esta relación.

_______________________________________________________________

 

Información complementaria:

Relación entre cobertura sanitaria, cobertura vacunal e incidencia de Covid19, por Bartomeu Payeras Cifre

Posible interferencia inmunológica del plisorbato 80 de la vacuna antigripal adyuvada y el SARS-Cov2 como causa de la pandemia por coronavirus, por Dr. Juan Gastón Añaños.

Reflexiones del Decano del Colegio de Biólogos de Euskadi sobre las medidas aportadas en la crisis de la Covid-19, por Jon Ander Etxebarría (con gráficos comparativos de incidencia de vacunación antigripal y mortalidad por Covid entre las Comunidades Autónomas de España)

-Vacuna de la gripe y Covid19, por la Dra. Maria José Martínez Albarracín

-Vacuna de la gripe ¿causante de Covid-19?, por la Dra. Maria José Martínez Albarracín.

-Los vacunados contra la gripe infectan 6 veces más que los no vacunados, web CienciaySaludNatural

-Vacunación de la gripe e interferencia viral entre el personal del Departamento de Defensa de EEUU en 2017-2018, por Gregg. G. Wolf

________________________________________________________________

 

Bibliografía:

 

Publicado el 1 comentario

Lanzamiento del Addendum – Magna Ciencia Libro I

 

Por Artur Sala

Queridos seguidores de Magna Ciencia,

Después de una larga espera, acaba de llegar desde la editorial Cauac mi nuevo libro: el Addendum o extensión del primer libro de Magna Ciencia.

Como ya he comentado en mi blog antiguo blog La Ciencia Perdida, este Addendum nació ante la necesidad de actualizar la información del capítulo 5 sobre la transmutación nuclear al oro. Poco después de la publicación del primer libro apareció una importante fuente de información sobre este particular temática, de la que sólo el autor Alex Putney de la web Human Resonance se ha hecho eco. Esta nueva información lidiaba con la posibilidad de que algunas culturas precolombinas dominaran esta técnica, lo cual, explicaría las enormes reservas de oro que poseían.

Hoy en día está bastante claro gracias a los trabajos de Joseph Davidovits, que los antiguos conocían técnicas de reaglomeración de la piedra, de manera que gran parte de los templos de la Antigüedad eran fabricados a partir de roca artificial. Este tipo de técnica, conocida como geopolimerización, y que no hay que confundir con la activación alcalina, creó un conocimiento secreto sobre masonería con el que, no sólo se construyeron las pirámides, sino gran parte de las catedrales hasta hace pocos siglos. Para ello, recomiendo mucho el visionado de este documental.

Por si este conocimiento no fuera suficientemente de vanguardia, lo que detallará este libro es algo que va un paso más allá de esto. Aquí no hablamos de una química oculta, sino de una física nuclear oculta: los antiguos no sólo fabricaban piedra, sino que fabricaban oro.

Por si alguien desea conocer los entresijos de este nuevo libro puede escuchar algunas de las entrevistas que me han realizado sobre la temática, este de Sergi Faber en Sintonía Secreta y este otro de Pedro Riba en Luces en la oscuridad. Estamos viviendo el momento de la gran revelación del conocimiento.

Vean el siguiente vídeo donde detallo los pormenores del libro y la forma de obtenerlo.

Enlace al video promoción Addendum

Y para todas aquellas personas que no hayan leído todavía el Libro I de Magna Ciencia, hemos sacado, por primera vez en Cauac, una oferta (si un descuento para facilitar la compra de los dos libros que componen la primera parte de la obra Magna Ciencia)

Aquí podréis adquirir ambos libros, a mejor precio y con los mismos gastos de envío.

Un cordial saludo,

Artur Sala

Publicado el Deja un comentario

La medicina de la Bestia

Iatrogenia, la medicina de la Bestia, por el Dr. Enric Costa i Verger

Este es un libro que nos ofrece una mirada profunda hacia los orígenes y los procesos históricos que han desembocado en la difícil situación que estamos atravesando a nivel mundial. Más allá del terrorismo mediático, los abusos hacia los derechos fundamentales de las personas o la terrible trama de corrupción política, científica y farmacéutica que hoy muchas voces denuncian, Enric Costa nos ofrece claves para comprender cómo se originaron el sistema de creencias y las condiciones sociales que han hecho posible llegar finalmente al extremo al que hemos llegado.

Iatrogenia, la medicina de la Bestia fue originalmente autopublicada por su autor, nuestro querido amigo Enric Costa en primavera de 2019. Mientras trabajábamos en la revisión del texto para una segunda edición, estalló la crisis y no dábamos crédito a cómo toda la realidad denunciada por la obra se recrudecía hasta límites jamás imaginados. De pronto era como si los velos cayeran y la Bestia se desenmascarara a plena luz del día… y no sólo eso, nos arrinconaba hasta no dejar escapatoria posible!

Y aquí estamos amigos, seguimos sumando, haciendo masa crítica, apoyándonos para transitar este momento tan decisivo para el despertar de la consciencia. Os presentamos una edición revisada y actualizada de esta fabulosa obra del Dr. Enric Costa, para nosotros trascendental no sólo por lo que aporta como análisis y ensayo en este momento histórico, sino también como testimonio de incalculable valor de un largo y significativo recorrido vital como persona y como médico.

Gracias Enric, y gracias a todos los que habéis apoyado, seguimos caminando!

 

Publicado el 3 comentarios

Las pruebas de COVID-19 por PCR carecen de sentido desde el punto de vista científico

Texto original extraído de https://off-guardian.org/2020/06/27/covid19-pcr-tests-are-scientifically-meaningless/.

27 de junio de 2020 – Las pruebas de COVID-19 por PCR carecen de sentido desde el punto de vista científico

Pese a que el mundo entero depende de las pruebas de RT-PCR para «diagnosticar» la infección por SARS-CoV-2, la ciencia es clara: no sirven para ello.

Torsten Engelbrecht y Konstantin Demeter

Los confinamientos y las medidas higiénicas que se están aplicando en todo el mundo se basan en el número de casos y las tasas de mortalidad generadas por las llamadas pruebas de RT-PCR del SARS-CoV-2, las cuales se utilizan para identificar a los pacientes «positivos», y en estos casos «positivo» normalmente se interpreta como «infectado».

Pero si analizamos detalladamente los hechos, la conclusión es que las pruebas de PCR son inútiles como instrumento de diagnóstico para determinar una supuesta infección por un supuesto nuevo virus llamado SARS-CoV-2.

EL LEMA SIN FUNDAMENTO: «HACER PRUEBAS, PRUEBAS Y MÁS PRUEBAS»

En la rueda de prensa sobre la COVID-19 celebrada el 16 de marzo de 2020, el director general de la OMS, el Dr. Tedros Adhanom Ghebreyesus, declaró:

«Tenemos un mensaje simple para todos los países: Hagan pruebas, pruebas y más pruebas».

Los titulares de todo el mundo difundieron el mismo mensaje, entre otros por medio de Reuters y la BBC.

El día 3 de mayo el moderador del heute journal uno de los noticiarios más importantes de la televisión alemana— todavía estaba transmitiendo el lema del dogma del coronavirus a su audiencia, advirtiendo:

«Hagan pruebas, pruebas y más pruebas: ahora mismo ese es el lema y es la única manera de entender realmente cuánto se está extendiendo el coronavirus».

Esto indica que la creencia en la validez de las pruebas de PCR es tan fuerte que está al nivel de una religión que no tolera la más mínima contradicción.

Pero es bien conocido que las religiones tienen que ver con la fe y no con los hechos científicos. Como dijo Walter Lippmann, dos veces ganador del premio Pulitzer y quizás el periodista más influyente del siglo XX: «Cuando todos piensan igual, nadie está pensando mucho».

Para empezar, resulta extraordinario que el propio Kary Mullis, el inventor de la tecnología de reacción en cadena de la polimerasa (PCR), no pensara igual. Gracias a su invento obtuvo el Premio Nobel de Química en 1993.

Por desgracia, Mullis falleció el año pasado a la edad de 74 años, aunque no cabe duda de que el bioquímico pensaba que la PCR no sirve para detectar infecciones por virus.

La razón es que la PCR estaba pensada, y todavía lo está, para ser usada como técnica de fabricación, ya que podía reproducir una misma secuencia de ADN miles de millones de veces, y no como instrumento de diagnóstico para detectar virus.

En 2007 Gina Kolata describió en un artículo publicado en el New York Times llamado Faith in Quick Test Leads to Epidemics That Wasn’t [la fe en las pruebas rápidas conduce a una epidemia que no lo fue] cómo declarar pandemias de virus tomando como base las pruebas de PCR puede terminar en desastre.

LA FALTA DE UN CRITERIO DE REFERENCIA VÁLIDO

Además, merece la pena mencionar que no hay un criterio de referencia (estándar de oro) válido con que comparar las pruebas de PCR que se utilizan para identificar a los llamados pacientes de COVID-19, supuestamente infectados con lo que llaman SARS-CoV-2.

Este argumento es fundamental. Las pruebas se deben evaluar para determinar su grado de precisión estrictamente hablando, su «sensibilidad»[1] y «especificidad»por comparación con un «criterio de referencia», es decir, el método más preciso que se encuentre disponible.

Por ejemplo, para una prueba de embarazo el criterio de referencia sería el propio embarazo. Pero como dijo, por ejemplo, el especialista en enfermedades infecciosas australiano Sanjaya Senanayake en una entrevista a la ABC TV, en respuesta a la pregunta «¿Qué precisión tienen las pruebas [de COVID-19]?»:

«Si tuviéramos una nueva prueba para detectar [la bacteria] estafilococo áureo en la sangre, ya tenemos hemocultivos, y ese es el criterio de referencia que llevamos décadas usando, por lo que podríamos comparar esta nueva prueba con él. Pero para la COVID-19 no tenemos ningún criterio de referencia».

Jessica C. Watson, de la Universidad de Bristol, lo confirma, ya que en su estudio «Interpreting a COVID-19 Test Result» [interpretando el resultado de una prueba de COVID-19], recientemente publicado en la revista médica The British Medical Journal, escribe que «falta este tipo de “criterio de referencia” tan claro para las pruebas de COVID-19».

Pero en vez de clasificar las pruebas como no aptas para la detección de SARS-CoV-2 y diagnóstico de COVID-19, o en vez de aclarar que solo un virus cuya existencia haya quedado probada por medio de su aislamiento y purificación puede ser un criterio de referencia fiable, Watson afirma con toda seriedad que «en la práctica» el propio diagnóstico de COVID-19, que sorprendentemente incluye la propia prueba de PCR, «posiblemente sea el mejor “criterio de referencia” disponible». Lo cual no tiene sentido científicamente hablando.

Además del hecho de que es completamente absurdo incluir la propia prueba de PCR en el criterio de referencia para evaluar la prueba de PCR, la COVID-19 no tiene síntomas específicos propios, como incluso personas como Thomas Löscher, antiguo jefe del Departamento de Infecciones y Medicina Tropical de la Universidad de Munich y miembro de la Asociación Federal de Internistas Alemanes, nos reconocieron[2].

Y si la COVID-19 no tiene síntomas específicos propios, el diagnóstico de COVID-19 —al contrario de lo que declara Watson— no puede ser adecuado como criterio de referencia válido.

Además, los «expertos» como Watson pasan por alto el hecho de que solo el aislamiento del virus, es decir, una prueba inequívoca de la existencia del virus, puede ser el criterio de referencia.

Esta es la razón por la que le pregunté a Watson cómo puede ser que el diagnóstico de COVID-19 «posiblemente sea el mejor criterio de referencia disponible» si la COVID-19 no tiene síntomas específicos propios, y también si no sería el propio virus, es decir, el aislamiento del virus, el mejor criterio de referencia disponible/posible. Pero todavía no ha respondido a estas preguntas, pese a nuestras repetidas solicitudes. Y tampoco ha respondido todavía a la entrada que publicamos como respuesta rápida a su artículo, en la cual abordamos exactamente los mismos puntos, aunque el 2 de junio nos escribió diciendo: «Intentaré publicar una respuesta al final de la semana, en cuanto tenga un momento».

NO EXISTEN PRUEBAS DE QUE EL ARN SEA DE ORIGEN VIRAL

Ahora la pregunta es: ¿qué es lo primero que se necesita para realizar el aislamiento, es decir, probar la existencia, de un virus? Necesitamos saber de dónde procede el ARN para el cual están calibradas las pruebas de PCR.

Tal y como se expone tanto en los libros de texto (por ejemplo, White/Fenner. Medical Virology [virología médica], 1986, p. 9) como por parte de líderes en investigación de virus como lo son Luc Montagnier o Dominic Dwyer, la purificación de partículas —es decir, la separación de un elemento de cualquier otra cosa que no sea ese elemento, como hizo por ejemplo la Premio Nobel Marie Curie en 1898 al purificar 100 mg de cloruro de radio mediante su extracción de varias toneladas de pecblenda— es un prerrequisito esencial para demostrar la existencia de un virus, y de esta manera probar que el ARN de la partícula en cuestión proviene de un nuevo virus.

La razón de ello es que la PCR es extremadamente sensible, lo que significa que puede detectar incluso trozos minúsculos de ADN o ARN, pero no puede determinar la procedencia de estas partículas, lo cual se debe identificar de antemano.

Y puesto que las pruebas de PCR están calibradas para detectar secuencias de genes (en este caso secuencias de ARN, ya que se piensa que el SARS-CoV-2 es un virus de ARN), necesitamos tener claro que estos fragmentos de genes forman parte del virus buscado. Y para para poder saber esto se debe aislar y purificar correctamente el supuesto virus.

Por ello les hemos preguntado a los equipos científicos de los estudios relevantes a los que se hace referencia en el contexto del SARS-CoV-2 como pruebas si las imágenes tomadas con microscopios electrónicos durante los experimentos in vitro muestran virus purificados.

Pero ni un solo equipo pudo responder a esta pregunta con un «Sí» y llama la atención que nadie dijera que la purificación no es un paso necesario. Solo recibimos respuestas del tipo «No, no obtuvimos ninguna micrografía electrónica que muestre el grado de purificación» (véase abajo).

Les preguntamos a varios autores de estudios: «¿Sus micrografías electrónicas muestran el virus purificado?» y nos dieron las siguientes respuestas:

Estudio 1: Leo L. M. Poon; Malik Peiris. «Emergence of a novel human coronavirus threatening human health». [aparición de un nuevo coronavirus humano que amenaza la salud humana] Nature Medicine, marzo de 2020

Autor que responde: Malik Peiris

Fecha: 12 de mayo de 2020

Respuesta: «La imagen muestra el virus que brota de una célula infectada. No muestra el virus purificado»

Estudio 2: Myung-Guk Han et al. «Identification of Coronavirus Isolated from a Patient in Korea with COVID-19» [identificación de un coronavirus aislado en un paciente con COVID-19 en Corea]. Osong Public Health and Research Perspectives, febrero de 2020

Autor que responde: Myung-Guk Han

Fecha: 6 de mayo de 2020

Respuesta: «No pudimos estimar el grado de purificación porque no purificamos ni concentramos el virus cultivado en células»

Estudio 3: Wan Beom Park et al. «Virus Isolation from the First Patient with SARS-CoV-2 in Korea» [aislamiento del virus en el primer paciente con SARS-CoV-2 de Corea]. Journal of Korean Medical Science, 24 de febrero de 2020

Autor que responde: Wan Beom Park

Fecha: 19 de marzo de 2020

Respuesta: «No obtuvimos ninguna micrografía electrónica que mostrase el grado de purificación»

Estudio 4: Na Zhu et al. «A Novel Coronavirus from Patients with Pneumonia in China» [un nuevo coronavirus en pacientes con neumonía en China], 2019. New England Journal of Medicine, 20 de febrero de 2020

Autor que responde: Wenjie Tan

Fecha: 18 de marzo de 2020

Respuesta: «[Mostramos] una imagen de partículas de virus sedimentadas, no purificadas»

Lo que queda claro es que lo que se muestra en las micrografías electrónicas (ME) de estos estudios es el resultado final del experimento, lo que significa que no hay ningún otro resultado del cual podrían haber tomado ME.

En otras palabras, si los autores de estos estudios reconocen que sus ME publicadas no muestran partículas purificadas, entonces definitivamente no poseen partículas purificadas de las que se dice que son virales. (En este contexto se debe observar que algunos investigadores usan el término «aislamiento» en sus estudios, pero los procedimientos descritos en ellos no representan un proceso de aislamiento [purificación] propiamente dicho. Por tanto, en este contexto el término «aislamiento» está mal utilizado.)

Así, los autores de cuatro de los principales estudios de principios del año 2020 en los que se afirma el descubrimiento de un nuevo coronavirus reconocen que no tenían ninguna prueba de que el origen del genoma del virus estuviera constituido por partículas de tipo viral o desechos celulares, puros o impuros, o partículas de ningún tipo. En otras palabras, la existencia de ARN de SARS-CoV-2 está basado en la fe, no en hechos.

También hemos contactado con el Dr. Charles Calisher, experto virólogo. En 2001 la revista Science publicó un «llamado vehemente […] dirigido a la nueva generación» de varios virólogos veteranos entre los que se hallaba Calisher, donde se decía que:

«[Los métodos de detección de virus modernos como] la pulida reacción en cadena de la polimerasa […] dicen poco o nada sobre cómo se multiplica un virus, qué animales lo tienen, [o] cómo enferma a las personas. [Es] como intentar determinar si alguien tiene mal aliento por medio del estudio de su huella dactilar»[3].

Y esa fue la razón por la que le preguntamos al Dr. Calisher si conoce un solo estudio en el que el se aisle el SARS-CoV-2 y al fin se purifique realmente. Su respuesta:

«No conozco ninguna publicación que lo diga. He estado atento para ver si salía alguna»[4].

Lo que significa esto es que no se puede concluir que las secuencias genéticas de ARN que los científicos tomaron de las muestras de tejido preparadas en los mencionadas ensayos in vitro, y para las cuales se están «calibrando» finalmente las pruebas de PCR, pertenezcan a un virus específico, en este caso el SARS-CoV-2.

Además, no hay ninguna prueba científica de que dichas secuencias de ARN sean los agentes causales de lo que se llama COVID-19.

Para establecer una relación causal, de un modo u otro, es decir, aparte del aislamiento y la purificación del virus, hubiera sido absolutamente necesario realizar un experimento que cumpliera los cuatro postulados de Koch. Pero no existe ningún experimento de este tipo, como Amory Devereux y Rosemary Frei revelaron recientemente a OffGuardian.

Queda demostrado que es un requisito indispensable que se cumplan estos postulados en el caso del SARS-CoV-2 entre otras razones por el hecho de que se han realizado intentos para cumplirlos. Pero incluso los investigadores que dicen que lo han hecho en realidad no lo consiguieron.

Un ejemplo de ello lo constituye un estudio publicado en la revista Nature el 7 de mayo, ya que, entre otros procedimientos que invalidan el estudio, este experimento no cumplió ninguno de los postulados.

Por ejemplo, las ratas de laboratorio supuestamente «infectadas» no mostraron ningún síntoma clínico relevante que se pudiese atribuir claramente a la neumonía, lo cual, de acuerdo con el tercer postulado, debería darse si allí realmente se estuviera produciendo la acción de un virus peligroso y potencialmente mortal. Y la ligera agitación y pérdida de peso que se observaron temporalmente en los animales son insignificantes, no solo porque podrían haber sido causados por el propio procedimiento sino también porque el peso se volvió a normalizar.

Además, ningún animal murió a excepción de aquellos a los que sacrificaron para realizar las autopsias. Y no olvidemos que estos experimentos deberían haberse realizado antes de hacer la prueba, lo que no es el caso.

Resulta revelador que ninguno de los representantes alemanes de la teoría oficial sobre el SARS-CoV-2/COVID-19 —el Instituto Robert Koch (RKI), Alexander S. Kekulé (Universidad de Halle), Hartmut Hengel y Ralf Bartenschlager (Sociedad Alemana de Virología), el antes mencionado Thomas Löscher, Ulrich Dirnagl (Charité Berlín) o Georg Bornkamm (virólogo y profesor emérito del Centro Helmholtz de Munich)— pudieran responder la siguiente pregunta que les envié:

¿Si las partículas de las que se dice que son SARS-CoV-2 no han sido purificadas, cómo se puede estar seguro de que las secuencias genéticas de ARN de estas partículas pertenezcan a un virus específico?

Sobre todo si se tiene en cuenta la existencia de estudios que muestran que sustancias tales como los antibióticos que se añaden a los tubos de ensayo en los experimentos in vitro realizados para la detección de virus pueden «estresar» el cultivo celular de manera que se formen nuevas secuencias genéticas no detectables previamente, una circunstancia que ya señaló la Premio Nobel Barbara McClintock en su discurso de aceptación en 1983.

No podemos olvidarnos de mencionar que finalmente conseguimos que la Charité —donde trabaja Christian Drosten, el virólogo alemán más influyente en la temática de la COVID-19, consejero del gobierno alemán y codesarrollador de la primera prueba de PCR en ser «aceptada» (¡no validada!) mundialmente por la OMS— nos respondiera preguntas sobre el tema.

Pero no conseguimos las respuestas hasta el 18 de junio de 2020, después de varios meses sin contestación. Finalmente solo lo logramos con la ayuda de la abogada berlinesa Viviane Fischer.

A nuestra pregunta «¿Tiene Charité la seguridad de haber realizado debidamente la purificación de partículas?», la Charité reconoce que no utilizaron partículas purificadas.

Y aunque sostienen que «los virólogos de la Charité están seguros de que las pruebas que están realizando detectan el virus», en su estudio (Corman et al.) afirman que:

«Se extrajo ARN de las muestras clínicas con el sistema MagNA Pure 96 (Roche, Penzberg, Alemania) y de los sobrenadantes de los cultivos celulares con el minikit de ARN viral (QIAGEN, Hilden, Alemania)».

Lo que significa que solo supusieron que el ARN era viral.

Cabe señalar que el estudio de Corman et al., publicado el 23 de enero de 2020, ni siquiera pasó por un proceso de revisión por pares adecuado, ni los procedimientos descritos se acompañaron de controles, pese a que se trata de dos aspectos indispensables para que la investigación científica tenga rigor.

LAS PRUEBAS: RESULTADOS ABSURDOS

También es innegable que no podemos saber el porcentaje de falsos positivos de las pruebas de PCR sin realizar pruebas de forma generalizada a personas que definitivamente no tengan el virus tras comprobar este dato por un método independiente de la PCR (que tenga un criterio de referencia fiable).

Por ello resulta poco sorprendente que existan varios estudios que muestran los resultados absurdos de las pruebas.

Por ejemplo, ya en febrero la autoridad sanitaria de la provincia de Cantón en China informó de que personas que se habían recuperado completamente de la enfermedad a la que se acusa de ser COVID-19 empezaron a dar «negativo» y después daban «positivo» de nuevo.

Un mes más tarde un estudio publicado en la revista Journal of Medical Virology mostró que 29 de 610 pacientes de un hospital de Wuhan se habían realizado de 3 a 6 pruebas cuyos resultados daban unas veces «negativo», otras «positivo» y otras «inconcluso».

Un tercer ejemplo es un estudio de Singapur donde se realizaron pruebas a 18 pacientes casi a diario y la mayoría pasaba por lo menos una vez del «positivo» al «negativo» y de nuevo al «positivo», lo que a uno de los pacientes le sucedió hasta cinco veces.

Incluso Wang Chen, el presidente de la Academia China de Ciencias Médicas, reconoció en febrero que las pruebas de PCR «solo tienen una precisión de entre el 30 % y el 50 %», al tiempo que Sin Hang Lee, del Laboratorio Milford de Diagnósticos Moleculares, envió el 22 de marzo de 2020 una carta al equipo de respuesta al coronavirus de la OMS y a Anthony S. Fauci, diciendo que:

«En las redes sociales se ha difundido ampliamente que los kit de pruebas de RT-qPCR [PCR cuantitativa con transcriptasa inversa] usados para detectar ARN de SARS-CoV-2 en muestras humanas están generando muchos resultados positivos falsos y no son lo suficientemente sensibles para detectar algunos casos positivos verdaderos».

En otras palabras, incluso en caso de suponer que las pruebas de PCR realmente pueden detectar una infección viral, serían prácticamente inútiles y solo causarían una alarma infundada entre las personas que dieran «positivo».

Si se analiza el valor predictivo positivo (VPP) el resultado es el mismo.

El VPP indica la probabilidad de que una persona que haya dado positivo a la prueba sea realmente «positiva» (es decir, que tenga el supuesto virus) y depende de dos factores: la prevalencia del virus en la población general y la especificidad de la prueba, es decir, el porcentaje de personas sin la enfermedad que den correctamente «negativo» a las pruebas (una prueba con una especificidad del 95 % devuelve erróneamente un resultado positivo en 5 de cada 100 personas no infectadas).

Con la misma especificidad, cuanta más alta sea la prevalencia, más alto el VPP.

En este contexto, el 12 de junio de 2020 la revista Deutsches Ärzteblatt publicó un artículo en el cual se ha calculado el VPP partiendo de tres supuestos de prevalencia diferentes.

Los resultados se deben, sin lugar a dudas, ver de forma muy crítica, en primer lugar porque no es posible calcular la especificidad sin un criterio de referencia fiable, como se ha explicado, y en segundo lugar porque los cálculos del artículo están basados en la especificidad determinada en el estudio de Jessica Watson, que posiblemente no tenga ningún valor, como también se ha mencionado.

Pero si pasamos esto por alto y suponemos que la especificidad de base del 95 % es correcta y que conocemos la prevalencia, incluso la revista convencional Deutsches Ärzteblatt informa de que la llamada prueba de RT-PCR del SARS-CoV-2 puede tener un VPP «sorprendentemente bajo».

En uno de los tres supuestos, en el que se parte de una prevalencia del 3 %, el VPP era solo del 30 %, lo que significa que el 70 % de las personas que dieron «positivo» no son «positivas». Aún así «se les pone en cuarentena», como incluso el Ärzteblatt señala de forma crítica.

El segundo supuesto que plantea el artículo de la revista se basa en una prevalencia del 20 %. En este caso se obtiene un VPP del 78 %, lo que significa que el 22 % de los resultados «positivos» son falsos «positivos».

Eso conllevaría que, si contamos con las alrededor de 9 millones de personas que actualmente se consideran «positivas» en todo el mundo —suponiendo que los verdaderos «positivos» realmente tengan una infección viral—, obtendríamos casi 2 millones de falsos «positivos».

Todo esto encaja con el hecho de que los CDC y la FDA, por ejemplo, reconocen en su documentación que las llamadas «pruebas de SARS-CoV-2» no son adecuadas para el diagnóstico de SARS-CoV-2.

Como ejemplo, en el documento «CDC 2019-Novel Coronavirus (2019-nCoV) Real-Time RT-PCR Diagnostic Panel» (pruebas de diagnóstico de los CDC del nuevo coronavirus de 2019 [2019-nCoV] por RT-PCR en tiempo real) del 30 de marzo de 2020 se dice que:

«La detección de ARN viral puede no indicar la presencia de un virus infeccioso o que el 2019-nCoV sea el agente causal de los síntomas clínicos»

y:

«Esta prueba no sirve para descartar enfermedades causadas por otros patógenos bacterianos o virales».

Y la FDA admite que:

«Los resultados positivos […] no descartan infecciones bacterianas o coinfecciones con otros virus. El agente detectado puede no ser la causa definitiva de la enfermedad».

Resulta llamativo que en los manuales de instrucciones de las pruebas de PCR también podemos leer que no están hechas para ser usadas como prueba diagnóstica, como por ejemplo en las de Altona Diagnostics y Creative Diagnostics[5].

Para citar otro ejemplo, en el anuncio del lanzamiento de las pruebas LightMix Modular Assays —que se desarrollaron siguiendo el protocolo de Colman et al.—, fabricadas por TIB Molbiol y distribuidas por Roche, podemos leer:

«Estas pruebas no están hechas para ser utilizadas como ayuda al diagnóstico de infección por coronavirus»

y:

«Solo para investigación. No para su utilización en procedimientos diagnósticos».

¿DÓNDE SE DEMUESTRA QUE LAS PRUEBAS PUEDEN MEDIR LA «CARGA VIRAL»?

También hay razones para concluir que las pruebas de PCR de Roche y otras compañías ni siquiera son capaces de detectar el material genético para cuya identificación están hechas.

Además, en las descripciones del producto de las pruebas de RT-qPCR para el SARS-CoV-2 se dice que son pruebas «cualitativas», contrariamente al hecho de que la «q» de «qPCR» es de «cuantitativo». Y si estas pruebas no son «cuantitativas» no muestran cuántas partículas virales contiene el cuerpo.

Esta información es clave, ya que para que se pudiera hablar de una enfermedad real en el mundo real y no solo en un laboratorio, el cuerpo del paciente tendría que contener millones y millones de partículas virales que se estuvieran reproduciendo activamente.

Es decir, que los CDC, la OMS, la FDA o el RKI pueden afirmar que las pruebas pueden medir la llamada «carga viral», esto es, cuántas partículas virales hay en el cuerpo, «Pero esto nunca se ha probado. Se trata de un escándalo enorme», señala el periodista Jon Rappoport.

La razón no es únicamente que el término «carga viral» sea un engaño. Si le preguntas a la gente «¿Qué es la carga viral?» resultará que creen que se refiere a los virus que circulan por el torrente sanguíneo, pero les sorprendería escuchar que en realidad se trata de moléculas de ARN.

Además, para probar definitivamente que la PCR puede medir la «carga» de virus causantes de una enfermedad que soporta una persona se tendría que realizar el siguiente experimento (lo cual todavía no se ha hecho):

Recoja muestras de tejido digamos que de varios centenares o incluso miles de personas y asegúrese de que las personas que recojan las muestras no realicen la prueba. Los encargados de realizar las pruebas nunca sabrán quiénes son los pacientes y en qué estado se encuentran. Estos encargados aplican la PCR a las muestras de tejido y dicen en cada caso qué tipos de virus encontraron y cuántos de ellos había. Pondremos por ejemplo que en los pacientes 22, 86, 199, 272 y 293 han encontrado una gran cantidad de lo que dicen que es un virus. Ahora sacamos a los pacientes de su anonimato. Todos deberían estar enfermos porque tienen tantos virus reproduciéndose en su cuerpo, pero ¿realmente están enfermos… o más bien completamente sanos?

Con ayuda de la ya mencionada abogada Viviane Fischer finalmente conseguí que la Charité también respondiera a la pregunta sobre si la prueba desarrollada por Corman et al., la llamada «prueba PCR de Drosten», es cuantitativa.

Pero la Charité no estaba dispuesta a responder «Sí» a esta pregunta sino que escribieron:

«Siempre que se trate de RT-PCR en tiempo real, según el conocimiento de la Charité en la mayoría de los casos […] se limitan a la detección cualitativa».

Además, la «prueba PCR de Drosten» usa el ensayo no específico del gen E como ensayo preliminar, mientras que el Instituto Pasteur usa el mismo ensayo como ensayo de confirmación.

De acuerdo con Corman et al., es probable que el ensayo del gen E detecte todos los virus asiáticos, mientras que se supone que los demás ensayos de ambas pruebas tienen más especificidad para detectar las secuencias denominadas «SARS-CoV-2».

Además de que ya de entrada es cuestionable que tenga sentido utilizar una prueba preliminar o una de confirmación que probablemente detecte todos los virus asiáticos, a comienzos de abril la OMS cambió el algoritmo y aconsejó que a partir de entonces se considerase que una prueba había dado «positivo» aunque solo hubiera devuelto un resultado «positivo» el ensayo del gen E (¡que probablemente detecte todos los virus asiáticos!).

Esto significa que oficialmente se está anunciando como específico el resultado de una prueba que se ha confirmado que no es específico.

El cambio de algoritmo aumentó el número de «casos». Las pruebas que usan ensayos del gen E las producen por ejemplo Roche, TIB Molbiol y R-Biopharm.

EN LOS CASOS EN QUE LOS VALORES DE CQ SON ELEVADOS LOS RESULTADOS DE LAS PRUEBAS TIENEN TODAVÍA MENOS SENTIDO

Otro problema importante es que muchas pruebas de PCR tienen valores de «ciclo de cuantificación» (Cq) superiores a 35, y algunas, incluida la «prueba PCR de Drosten», incluso tienen un Cq de 45.

El valor de Cq especifica cuántos ciclos de reproducción de ADN se requieren para que las muestras biológicas devuelvan una señal real detectable.

Según las directrices MIQE, «Los valores de Cq superiores a 40 son sospechosos porque implican una baja eficiencia y generalmente no se deberían tener en cuenta».

MIQE significa «información mínima para la publicación de experimentos de PCR cuantitativa en tiempo real» y es un conjunto de directrices que describen la mínima información necesaria para evaluar las publicaciones sobre la PCR en tiempo real, también llamada PCR cuantitativa o qPCR.

Incluso su inventor, Kary Mullis, se mostró de acuerdo con la afirmación anterior cuando declaró que:

«Si tienes que realizar más de 40 ciclos para amplificar un gen de copia única, tu PCR tiene algún fallo grave».

Las directrices MIQE se han desarrollado bajo la tutela de Stephen A. Bustin, profesor de Medicina Molecular, un experto en PCR cuantitativa de fama mundial y autor del libro A-Z of Quantitative PCR [todo sobre la PCR cuantitativa], que ha sido denominado «la biblia de la qPCR».

En una entrevista reciente en un podcast, Bustin señala que «la elección de umbrales de Cq tan arbitrarios no es ideal, ya pueden ser o demasiado bajos (en cuyo caso quedarían eliminados los resultados válidos) o demasiado altos (con lo cual aumentarían los falsos resultados “positivos”)».

De acuerdo con el profesor se debería utilizar un Cq de entre 20 y poco más de 30, y cualquier resultado obtenido con un Cq por encima de 35 resulta preocupante.

Si el valor de Cq aumenta demasiado, se hace difícil distinguir una señal real por encima del fondo, por ejemplo debido a reacciones de los cebadores y las sondas fluorescentes, por lo que hay una mayor probabilidad de que se den falsos positivos.

Por añadidura, entre otros factores que pueden alterar el resultado, antes de empezar con la propia PCR y en caso de que se estén buscando presuntos virus de ARN como el SARS-CoV-2, el ARN debe ser convertido en ADN complementario (ADNc) con la enzima transcriptasa inversa, de ahí el «RT» al principio de «PCR» o «qPCR».

Pero este proceso de transformación está «considerado de forma generalizada como ineficiente y variable» como señalaron en un estudio de 2019 Jessica Schwaber del Centro para la Comercialización de Medicina Regenerativa de Toronto y dos compañeros de investigación.

De manera similar, también Stephen A. Bustin reconoce la existencia de problemas con la PCR.

Por ejemplo, señaló el problema de que en el curso de un proceso de conversión (de ARN a ADNc) la cantidad de ADN obtenida a partir del mismo material de ARN puede variar enormemente, incluso en un factor 10 (ver entrevista de arriba).

Teniendo en cuenta que las secuencias de ADN se doblan en cada ciclo, incluso una variación ligera se magnifica y puede así alterar el resultado, destruyendo el valor informativo de la prueba.

Entonces ¿cómo puede ser que aquellos que sostienen que las pruebas de PCR tienen una gran relevancia en el diagnóstico de la llamada COVID-19 tapan las deficiencias de base de estas pruebas, incluso cuando se les hacen preguntas sobre su validez?

Desde luego, los defensores de la hipótesis del nuevo coronavirus deberían haber resuelto estas cuestiones antes de sacar las pruebas al mercado y confinar prácticamente al mundo entero, entre otras razones porque se trata de preguntas que cualquiera con solo una chispa de comprensión científica se plantea inmediatamente.

Por ello resulta inevitable que surja la reflexión de que los intereses financieros y políticos desempeñan un papel decisivo en esta ignorancia de las obligaciones científicas. Como apunte, la OMS, por ejemplo, tiene relaciones financieras con compañías farmacéuticas, como expuso la revista British Medical Journal en 2010.

Y los expertos critican «que la pronunciada corrupción y los conflictos de intereses de la OMS han continuado, incluso han aumentado» desde entonces. Por su parte, los CDC, por mencionar a otro gran actor, obviamente no salen mejor parados.

Finalmente, las razones y los posibles motivos se quedan en especulaciones, y seguramente muchos de los implicados actúan de buena fe; pero la ciencia es clara: los números generados por estas pruebas de RT-PCR no justifican en lo más mínimo que haya que asustar a la gente que ha dado «positivo» a las pruebas e imponer medidas de confinamiento que empujan a innumerables personas a la pobreza y la desesperación, o incluso las llevan al suicidio.

Y un resultado «positivo» también puede tener serias consecuencias para los pacientes, ya que entonces se excluyen del diagnóstico todos los factores no virales y se trata a los pacientes con medicamentos altamente tóxicos e intubaciones invasivas. Especialmente para las personas mayores y los pacientes con enfermedades previas, este tipo de tratamientos pueden ser letales, como vimos en el artículo «Fatal Therapie» (tratamientos mortales).

Sin duda, los excesos de mortalidad resultantes están causadas por los tratamientos y por las medidas de confinamiento, mientras que las estadísticas de muertes por «COVID-19» también incluyen pacientes que murieron de una variedad de enfermedades que fueron redefinidas como COVID-19 solo porque la persona dio «positivo» a una prueba cuyo valor no podría ser más dudoso.

Traducido por Hanne Nörenberg.

—————————————————————————

Notas:

[1] La sensibilidad se define como la proporción de pacientes con la enfermedad que dan positivo a la prueba, mientras que la especificidad se define como la proporción de pacientes sin la enfermedad que dan negativo a la prueba.

[2] Correo electrónico del profesor Thomas Löscher del 6 de marzo de 2020

[3] Martin Enserink, «Virology. Old guard urges virologists to go back to basics» (virología; la vieja guardia pide con urgencia que los virólogos regresen a los fundamentos). Science, 6 de julio de 2001, p. 24

[4] Correo electrónico de Charles Calisher del 10 de mayo de 2020

[5] Creative Diagnostics, kit RT-qPCR Coronavirus Multiplex de SARS-CoV-2

Torsten Engelbrecht es un autor y periodista premiado, de Hamburgo, Alemania. En 2006 escribió el libro Virus-Mania junto con el Dr. Klaus Kohnlein y en 2009 ganó el premio alemán a medios de comunicación alternativos Alternativen Medienpreis. También ha escrito para los periódicos Rubikon, Süddeutsche Zeitung, Financial Times Deutschland y muchos otros.

Konstantin Demeter es fotógrafo freelance e investigador independiente. Junto con el periodista Torsten Engelbrecht ha publicado artículos sobre la crisis de la COVID-19 en la revista en línea Rubikon, además de realizar contribuciones sobre el sistema monetario, geopolítica y los medios de comunicación en periódicos suizo-italianos.

Texto enlazado en el original:

rueda de prensa sobre la COVID-19 celebrada el 16 de marzo de 2020 https://www.who.int/dg/speeches/detail/who-director-general-s-opening-remarks-at-the-media-briefing-on-covid-19—16-march-2020

Reuters https://www.reuters.com/article/us-healthcare-coronavirus-who/test-test-test-who-chiefs-coronavirus-message-to-world-idUSKBN2132S4

BBC https://www.bbc.com/news/av/world-51916707/who-head-our-key-message-is-test-test-test

quizás el periodista más influyente del siglo XX https://www.foreignaffairs.com/reviews/review-essay/walter-lippmann-and-american-century

«Cuando todos piensan igual, nadie está pensando mucho» https://books.google.de/books?id=cyFMAAAAMAAJ&q=%22Where+all+think+alike+no+one+thinks+very+much%22&pg=PA51&redir_esc=y&hl=de#v=onepage

PCR no sirve para detectar infecciones por virus https://uncoverdc.com/2020/04/07/was-the-covid-19-test-meant-to-detect-a-virus/

Faith in Quick Test Leads to Epidemics That Wasn’t https://www.nytimes.com/2007/01/22/health/22whoop.html

entrevista a la ABC TV https://vimeo.com/417500646

«Interpreting a COVID-19 Test Result» https://www.bmj.com/content/369/bmj.m1808

el 2 de junio nos escribió diciendo https://www.bmj.com/content/369/bmj.m1808/rr-15

Luc Montagnier o Dominic Dwyer http://www.torstenengelbrecht.com/

revelaron recientemente a OffGuardian https://off-guardian.org/2020/06/09/scientists-have-utterly-failed-to-prove-that-the-coronavirus-fulfills-kochs-postulates/

publicado en la revista Nature el 7 de mayo https://www.nature.com/articles/s41586-020-2312-y_reference.pdf

no detectables previamente https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC5557920/pdf/41598_2017_Article_8392.pdf

discurso de aceptación en 1983 https://www.nobelprize.org/uploads/2018/06/mcclintock-lecture.pdf

¡no validada! https://www.who.int/emergencies/diseases/novel-coronavirus-2019/technical-guidance/laboratory-guidance

Corman et al. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC6988269/pdf/eurosurv-25-3-5.pdf

daban «positivo» de nuevo https://www.zmescience.com/science/a-startling-number-of-coronavirus-patients-get-reinfected

«negativo», otras «positivo» y otras «inconcluso» https://onlinelibrary.wiley.com/doi/full/10.1002/jmv.25786

a uno de los pacientes le sucedió hasta cinco veces https://jamanetwork.com/journals/jama/fullarticle/2762688

«solo tienen una precisión de entre el 30 % y el 50 %» https://www.scmp.com/tech/science-research/article/3049858/race-diagnose-treat-coronavirus-patients-constrained-shortage

carta al equipo de respuesta al coronavirus de la OMS https://childrenshealthdefense.org/wp-content/uploads/04-30-20-Letter-to-WHO-and-Dr.-Fauci.pdf

tres supuestos de prevalencia diferentes https://www.aerzteblatt.de/archiv/214370/PCR-Tests-auf-SARS-CoV-2-Ergebnisse-richtig-interpretieren

«CDC 2019-Novel Coronavirus (2019-nCoV) Real-Time RT-PCR Diagnostic Panel» https://www.fda.gov/media/134922/download

la FDA admite que https://www.fda.gov/media/136151/download

Altona Diagnostics https://altona-diagnostics.com/files/public/Content%20Homepage/-%2002%20RealStar/INS%20-%20RUO%20-%20EN/RealStar%20SARS-CoV-2%20RT-PCR%20Kit%201.0_WEB_RUO_EN-S02.pdf

distribuidas por Roche http://technical-support.roche.com/_layouts/net.pid/Download.aspx?documentID=1cca7ff9-388a-ea11-fa90-005056a772fd&fileName=TP00886v2&extension=pdf&mimeType=application%2Fpdf&inline=False

material genético para cuya identificación están hechas https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC6988269/pdf/eurosurv-25-3-5.pdf

descripciones del producto https://www.fda.gov/media/136049/download

pruebas «cualitativas» https://www.creative-diagnostics.com/sars-cov-2-coronavirus-multiplex-rt-qpcr-kit-277854-457.htm

«carga viral» https://virologie-ccm.charite.de/fileadmin/user_upload/microsites/m_cc05/virologie-ccm/dateien_upload/Weitere_Dateien/Charite_SARS-CoV-2_viral_load_2020-06-02.pdf

señala el periodista Jon Rappoport https://blog.nomorefakenews.com/2020/04/08/corona-creating-illusion-of-pandemic-through-diagnostic-test/

«prueba PCR de Drosten» https://www.who.int/docs/default-source/coronaviruse/protocol-v2-1.pdf

ensayo preliminar https://www.who.int/docs/default-source/coronaviruse/protocol-v2-1.pdf

ensayo de confirmación https://www.who.int/docs/default-source/coronaviruse/real-time-rt-pcr-assays-for-the-detection-of-sars-cov-2-institut-pasteur-paris.pdf?sfvrsn=3662fcb6_2

hubiera devuelto un resultado «positivo» https://web.archive.org/web/20200417112824/http:/www.labor-augsburg-mvz.de/de/aktuelles/coronavirus

Roche https://diagnostics.roche.com/global/en/products/params/cobas-sars-cov-2-test.html

TIB Molbiol https://www.rapidmicrobiology.com/news/roche-distribute-tib-molbiol-wuhan-coronavirus-assays-for-rnap-envelope-and-nucleocapid-genes

R-Biopharm https://clinical.r-biopharm.com/wp-content/uploads/sites/3/2020/02/pg6815ruo_ridagene_sars-cov-2-ruo_en_2020-02-12_final.pdf

directrices MIQE https://www.gene-quantification.de/miqe-bustin-et-al-clin-chem-2009.pdf

cuando declaró que https://books.google.de/books?id=Z5jwZ2rbVe8C&pg=PA8&lpg=PA8&dq=mullis+If+you+have+to+go+more+than+40+cycles+to+amplify+a+single-copy+gene,+there+is+something+seriously+wrong+with+your+PCR&source=bl&ots=IAOUJm-S7E&sig=ACfU3U0_lUu2J2K0HPhch_nFHoYtFwVKhg&hl=de&sa=X&ved=2ahUKEwjsqoOLi47qAhXIR5oKHcCdDMMQ6AEwAHoECAYQAQ#v=onepage&q=mullis%20If%20you%20have%20to%20go%20more%20than%2040%20cycles%20to%20amplify%20a%20single-copy%20gene%2C%20there%20is%20something%20seriously%20wrong%20with%20your%20PCR&f=false

Stephen A. Bustin https://aru.ac.uk/people/stephen-bustin

«la biblia de la qPCR» https://en.wikipedia.org/wiki/Stephen_Bustin

señalaron en un estudio de 2019 https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC6374950/pdf/main.pdf

expuso la revista British Medical Journal en 2010 https://childrenshealthdefense.org/wp-content/uploads/Godlee-2010-Conflicts-of-interest-and-pandemic-flu.pdf

expertos critican https://www.globalresearch.ca/can-we-trust-who/5708576?utm_campaign=magnet&utm_source=article_page&utm_medium=related_articles

no salen mejor parados https://childrenshealthdefense.org/cdc-who/

«Fatal Therapie» https://www.rubikon.news/artikel/fatale-therapie